¿Necesito contratar un Growth Hacker en mi empresa?

Leider ist der Eintrag nur auf Europäisches Spanisch verfügbar.

Como ya vimos cuando hablábamos de la definición de Growth Hacking, el término hace referencia a un proceso que tiene impacto en varios niveles de una empresa. Desde la cultura y mentalidad de la organización, hasta la manera de organizar el negocio, pasando por supuesto por la metodología de trabajo.

Una vez ya puestos en contexto y sabiendo a qué nos referimos cuando hablamos de Growth Hacking, nos pueden surgir varias preguntas. En este artículo nos centraremos en la figura del Growth Hacker y, sobre todo, en dar respuesta a la tan recurrente pregunta: “¿Necesito contratar un Growth Hacker si quiero hacer crecer mi negocio digital?”.

Para entrar en materia, es necesario conocer cuál es realmente el rol de un Growth Hacker. En términos generales, un Growth Hacker es la persona encargada de identificar aquellas oportunidades que pueden ayudar al negocio a crecer, ya sea mejorando el producto actual o buscando nuevas vías de desarrollo, mientras orienta y prioriza continuamente los esfuerzos e ideas de crecimiento, siempre garantizando que se están midiendo los resultados y tomando decisiones en consecuencia. En definitiva, podríamos decir que el objetivo de un Growth Hacker está claro: hacer crecer el negocio.

¿Cuáles son los beneficios de contar con un Growth Hacker?

Cuando se ejecuta con la ayuda del equipo correcto, el Growth Hacking conduce hacia una forma eficiente y flexible de dirigir un negocio, que consiste en la identificación, validación y ejecución constante de nuevas oportunidades de crecimiento en un período de tiempo muy corto.

Además, el Growth Hacking introduce una cultura de experimentación en la empresa que se traduce en una sólida cultura de aprendizaje donde toda decisión se basa en datos, se “aprende haciendo”, se deja de buscar el fallo o el culpable y, en consecuencia, se potencia la creatividad de los empleados. Sin lugar a dudas, una empresa que se centra en aprender de los errores y en comprender las necesidades reales del cliente, tiene muchas posibilidades de alcanzar el éxito. 

En un escenario ideal, el Growth Hacker se asegurará de que esta cultura de experimentación se respeta y se protege, de que las necesidades del usuario se están satisfaciendo, de que nuestro embudo de conversión está optimizado y de que nuestro producto digital no solo funciona adecuadamente, sino que cumple con todas las expectativas de nuestros clientes desde una perspectiva estratégica, técnica y de experiencia de usuario.

Ahora bien, como el área de conocimiento que abarca el Growth Hacking se ha hecho muy grande, contratar un Growth Hacker pensando que va a ser bueno en todas las áreas que necesita la empresa no es para nada realista. Hace unos años, cuando el término Growth Hacking no se había desarrollado como lo está en la actualidad, una persona podía asumir todas las responsabilidades de un departamento de Growth. Sin embargo, el área de conocimiento en el paraguas del Growth se ha hecho tan grande que ya no es realista contratar una “persona orquesta” que haga un poco de cada cosa y, además, esperar obtener grandes resultados.

Entonces, ¿debería contratar un Growth Hacker?

Para responder a esta pregunta es indispensable tener en cuenta que la persona encargada del crecimiento del negocio debe tener tanto el poder para actuar como los recursos necesarios para llevar a cabo esas acciones. Sin uno u otro, es probable que los esfuerzos se desperdicien, los resultados nunca lleguen y, en consecuencia, la frustración aparezca.

Además, en un escenario óptimo, el equipo de Growth debe constar de múltiples roles y disciplinas. El Growth Hacking es un área de conocimiento entre el marketing y el desarrollo de producto digital, donde las barreras entre la tecnología, la ciencia y la psicología son difusas. Para conseguir crecer de forma sostenible y coherente a través del Growth Hacking, es necesario contar con perfiles muy dispares, desde diseñadores de producto, analistas de datos, ingenieros, investigadores UX o product managers.

Entonces, respondiendo a la pregunta: “¿Debería contratar un Growth Hacker?”. La respuesta es: si quieres ver resultados y crecer de forma sostenible y coherente, contrata un Growth Hacker cuando tengas la capacidad de tener un departamento de Growth que extraiga todo el potencial de tu negocio digital.

¿Quieres saber más sobre Growth Hacking y otras formas de hacer crecer tu negocio? ¡Síguenos en nuestras redes sociales y disfruta del contenido!

Abonniere unseren Newsletter

Bleibe auf dem Laufenden mit den aktuellsten News