Codificación para mujeres: inspirar a las mujeres para aprender conceptos de codificación

Las mujeres han sido tradicionalmente menos representadas en las disciplinas STEM y Tech. Esto se debe a varias razones, la primera y más importante está relacionada con las normas culturales en las que están inmersas las mujeres desde que son niñas, que no les alientan a participar en actividades para aprender matemáticas, ciencias, ingeniería y codificación. Sin ninguna introducción a estas áreas, las niñas perciben que no están interesadas o no son lo suficientemente hábiles para estas asignaturas y naturalmente pierden el interés. Esto provoca una diferencia de género y priva a las mujeres de muchas oportunidades interesantes, así como de su valiosa contribución a las empresas públicas y privadas. Por supuesto, ya que el alejamiento empieza a implantarse desde los primeros cursos escolares, es fundamental tomar medidas desde una edad temprana, encontrando nuevas formas de dar a conocer las disciplinas STEM y, en particular, la codificación.

 

 Una brecha de género digital 


Según la segunda Encuesta de la Comisión Europea sobre las Escuelas : las TIC en la Educación, el 79% de las estudiantes de secundaria y 4 de cada 5 estudiantes europeas de escuelas secundarias nunca o casi nunca participan en la codificación o la programación en la escuela. La situación es aún peor al final de la educación de tercer nivel, donde solo 24 de cada 1000 mujeres graduadas estudian una disciplina relacionada con las TIC. Por eso, la Comisión Europea promueve muchas actividades para impulsar la participación de las mujeres en el sector digital y en particular en la codificación.
En 2019, 26 representantes firmaron la Declaración Mujeres en Digital, comprometiéndose a emprender diversas iniciativas para acabar con esta brecha digital de género. El primer desafío fue cambiar la imagen que las mujeres tenían de sí mismas y de las habilidades digitales, y las escuelas son EL lugar para comenzar. Es necesario actuar en tres niveles:
1. profesores y su enfoque de la educación STEM
2. padres para que se comprometan a promover este tipo de conocimientos y competencias
3. otras agencias o empresas educativas para que desarrollen materiales didácticos de calidad y recursos adicionales.

Un ejemplo excelente es Code.org, donde puedes encontrar toneladas de recursos óptimos para presentar la codificación a los niños. Los recursos aquí no hacen referencia únicamente a las mujeres, pero a menudo presentan a mujeres profesionales digitales y tecnológicas geniales, esencial para transmitir a las chicas una imagen positiva de las mujeres en la tecnología.

 

 La codificación es genial: ¡haz correr la voz! 


¡Porque la verdad es que la codificación es genial! Por tanto, las jóvenes deben percibirlo si queremos que se dediquen a estudios tecnológicos y digitales. Hay varias organizaciones que promueven una mejor imagen del campo de la tecnología y construyen una verdadera hermandad femenina de chicas que se dedican a estas áreas. Vale la pena señalar la organización Girls who code, cuya misión es cambiar la imagen del programador. Ofrece múltiples programas y lecciones gratuitas sobre la codificación y las mujeres en la tecnología. Girlstart, projectCSGIRLS y TECHNOVATION girls realizan operaciones similares.
Es importante que las chicas perciban la codificación (y las asignaturas STEM en general) no como algo abrumador y demasiado difícil, en el que se sientan solas porque no van a encontrar a otras mujeres, sino por el contrario como algo atractivo y de impacto positivo, tanto en su vida personal como en la sociedad en la que viven.

 

 Y cuando las chicas se conviertan en mujeres adultas… 


Cuando seguimos adelante y miramos a las mujeres y no a las niñas, la cuestión no es muy diferente. Las mujeres ocupan solo el 26% de los trabajos relacionados con la tecnología. El 48% de las mujeres en trabajos de informática y tecnología informan de discriminación en el proceso de reclutamiento y contratación y, a menudo, en el lugar de trabajo existe una cultura generalizada, aunque sutil, de «hermanos».
Sin embargo, esto no debería disuadir a las mujeres de seguir una carrera tecnológica y de programación. Incluso si no estudiaron estas materias desde el principio y se graduaron en un campo diferente, hay una amplia gama de recursos disponibles hoy para aprender todas las competencias que les faltan. ¡Y algunos cursos, como el CodeMaster Bootcamp de Talent Garden, también ofrecen el descuento especial «cerebro rosa» para las mujeres que se inscriben!

Suscríbete a nuestra newsletter

Mantente al día de nuestras novedades