Codificación para niños: por qué es una buena idea

Ordenadores, teléfonos inteligentes, tabletas, televisores inteligentes… casi cualquier objeto que usamos diariamente se basa en alguna forma de codificación. Desde las aplicaciones instaladas en nuestros móviles hasta las lavadoras, el código está en el centro de la mayoría de las cosas que nos gusta hacer o que nos facilitan la vida.

Los niños de hoy en día crecen usando todo tipo de dispositivos tecnológicos, pero incluso si están perfectamente familiarizados con cómo usarlos, es bastante raro que sepan cómo funcionan realmente, y aún más raro que sepan programar cosas por sí mismos. Y eso es una verdadera lástima, porque la codificación, incluso si no logras ganarte la vida, al igual que las matemáticas, te enseña mucho más que una técnica pura.

Aprender a codificar te enseña lógica y un tipo de pensamiento que puede ayudarte a resolver problemas, incluso si no estás lidiando con problemas de programación. De hecho, para escribir un programa efectivo, tienes que dominar los fundamentos de los algoritmos, aprender a dividir tus problemas en subproblemas más pequeños, evitar bucles malos, callejones sin salida, demasiadas soluciones diferentes… en otras palabras, constituye una gran herramienta para aclarar tu forma de pensar.

 

Codificación y niños: una gran combinación

Entonces, ¿por qué debería enseñar a tus hijos a codificar? La primera razón es que si comienzan a aprender a codificar cuando son muy pequeños, lo aprenderán más fácil y rápidamente, ya que su cerebro puede absorber más información a esta edad. También se acostumbrarán a administrar programas y lenguajes de programación, y se familiarizarán con el pensamiento computacional. Luego, a largo plazo, pueden convertir esta «pasión» o «conocimiento» en un trabajo, o tener una ventaja competitiva sobre personas de la misma edad que no estudiaron codificación.

 

La segunda razón es que aprender código desde niños es la mejor manera de familiarizarse con el funcionamiento de las computadoras (y teléfonos inteligentes, tabletas, wi-fi y todo lo demás). Y eso también es importante para ser un buen usuario de la tecnología.

 

La tercera razón es que la programación para niños es una gimnasia mental fantástica. Es un gran ejercicio en el que tienes que aprender un idioma extranjero y sus reglas, buscar y corregir errores, resolver problemas usando solo una cantidad limitada de recursos, aprender cosas nuevas cuando te enfrentas a un problema que no sabes cómo resolver.

 

¡La última razón es que es divertido! Los niños pueden aprender jugando y programando sus juegos favoritos (como Minecraft, por ejemplo) y pueden probar una solución y observar inmediatamente los resultados y volver a intentarlo si su intento no tiene éxito. Es una actividad creativa, en la que «construyen» algo que realmente funciona solo con la ayuda de su conocimiento e inteligencia.

 

Los mejores lenguajes de programación para niños

Una vez que estamos de acuerdo en que programar para niños es realmente divertido (además de importante para su futuro), debemos preguntarnos qué lenguaje de programación es el más adecuado para ellos.

Pues, si se trata de niños realmente pequeños, la mejor opción podría ser Scratch, un lenguaje visual desarrollado por el MIT hace algunos años precisamente para permitir que los niños den los primeros pasos en el mundo de la programación.

Pero si tiene niños un poco mayores, puede probar Python, que es un lenguaje de programación fácil de aprender (no tiene una sintaxis ni reglas complicadas) y es poderoso y extremadamente versátil.

Otra opción a tener en cuenta puede ser Swift, que es un lenguaje desarrollado para el mundo IOS. Es un lenguaje relativamente nuevo y procedente del mundo de Apple mantiene su sencillez y su gran usabilidad. Además, hay muchos tutoriales y recursos gratuitos desarrollados específicamente para niños.

 

Aprende a codificar a través de juegos

Por supuesto que estamos hablando de niños, lo que realmente quieren es divertirse. Entonces, ¿qué mejor manera de enseñar codificación a los niños que usando juegos?

 

Hay algunas plataformas, como Code.org o CodeMonkey, que utilizan juegos para este propósito. Usan juegos famosos, como Minecraft, o también juegos de arcade simples «hechos en casa» para que los niños comprendan los conceptos básicos de la programación, como ciclos, instrucciones, entradas y salidas, etc. Pero también animan a los niños a crear su propio juego o aplicación, utilizando las nociones que han aprendido de esta manera.

 

Pero puedes hacer mucho más. Por ejemplo, con Minecraft puedes enseñarle a tu hijo cómo escribir mods o cómo construir mundos con los que otras personas puedan interactuar. Hay algunos recursos fantásticos por ahí.

 

Otro gran ejemplo es Lego Mindstorms (que también tiene una versión educativa), con el que tu hijo puede construir y programar un robot real. Además, la plataforma Roblox podría ser una excelente manera de comenzar a programar, porque desarrollar su primer juego roblox sería un verdadero logro para tu hijo.

 

En otras palabras, si los niños tienen dedicación y pasión, la única pregunta sería cómo seleccionar la herramienta o plataforma adecuada. Pero guiarlos por este camino sería un verdadero regalo para su futuro. Muchas empresas necesitan programadores e informáticos cualificados, y lo que les enseñas ahora podría ser el comienzo de una brillante carrera en el futuro.

Suscríbete a nuestra newsletter

Mantente al día de nuestras novedades