Trabajar en un coworking puede afectar a tu salud

Si eres asiduo a este blog, ya habrás visto que compartir espacio de trabajo con otros emprendedores trae muchísimas ventajas profesionales, pero ¿sabías que también puede tener beneficios en tu salud? Aquí van algunos hábitos que mejorarán tu vida trabajando en comunidad.

Aumento de la productividad y de la creatividad, relaciones de networking, aprendizaje compartido, trabajo colaborativo… Los ‘perks’ de trabajar acompañado los conocemos ya de sobra… O no. De acuerdo con algunos expertos en psicología laboral, trabajar en un coworking puede contribuir a estar más fuertes y saludables. Increíble, ¿verdad?

Según una encuesta llevada a cabo por Wix y Office Vibe, el 70% de las personas que trabajan en este tipo de entornos se sentían más sanas que cuando trabajaban en oficinas más tradicionales.

Y es que con la salud no se juega.

Sumando años de vida

Trabajar en un coworking puede hacer que vivamos más. Aunque pueda sonar exagerado, ya estamos muy familiarizados con la idea de que las relaciones sociales son fundamentales en nuestra felicidad, también durante nuestra jornada laboral. Por ello, combinar ambas cosas en un coworking, frente a la soledad de trabajar en casa, es un acierto seguro.

De hecho, según un estudio realizado por la Universidad de Texas, puso de manifiesto que la mayoría de profesionales que desempeñaban su trabajo en un espacio colaborativo veían mejora, no solo en su salud física, sino también emocional y mental. Y es que compartir espacios puede ayudarnos a sentirnos más conectados con el mundo que nos rodea, a tener un mejor humor e incluso a construir relaciones de amistad verdaderas, más allá de lo meramente profesional.

Trabajando más y mejor

Si vivir más sonaba exagerado, trabajar acompañado más y mejor puede resultar contradictorio. Pero lo cierto es que es así: de acuerdo con este artículo de WorkLodge, el 74% de los coworkers se considera más productivo e, incluso, más capaces de concentrarse cuando están con otros coworkers.

Esto suele deberse a múltiples factores, pero uno de los más importantes es que estar en comunidad, suele ayudarnos a crear estructuras y a desarrollar cierta disciplina a la hora de abordar nuestro trabajo, lo cual resulta en una mayor comodidad y en un control más sencillo de las cosas, incluso para los profesionales más independientes.

Formar parte de algo más grande

El ser humano es un animal social, también cuando está trabajando. El hecho de formar parte de un grupo nos hace tener una mejor autoestima que, por supuesto, se traduce en una mejor salud. 

Así que, una vez más, nuestro impulso antropológico vuelve a ganar. Impact Lab se define como un laboratorio de relaciones humanas y en un estudio que llevaron a cabo sobre las relaciones en un coworking, descubrieron que, incluso aquellos coworkers que no se relacionan tanto con otros profesionales y que mantienen un perfil bajo en las interacciones sociales, siente, como el resto de sus compañeros, un fuerte sentimiento de identidad. De acuerdo con este laboratorio, este sentimiento se debe a que esos coworkers saben que pueden interactuar si así lo desean, aunque luego no lo acaben haciendo.

Y es que el éxito de estos lugares al final se trata, muchas veces, no tanto de alquilar un puesto cómodo y luminoso de trabajo, sino de sentirse parte de una comunidad en movimiento.

Más felices cuanto más flexibles

Muchas empresas ya han entendido que el tradicional nine to five (y esto en el mejor de los casos) ha quedado ya obsoleto. La flexibilidad es un elemento esencial de nuestra salud, ya que nos sentimos mejor y más felices cuanta más libertad tenemos.

Además, las jornadas tradicionales son automáticamente un sinónimo de vida sedentaria, en la que muchas veces es imposible encontrar un hueco, no solo para los hobbies y las pasiones de cada uno, sino también para las actividades esenciales del día a día.

Por eso, los coworkings suelen ser lugares con un acceso 24/7 para adaptarse a la vida de sus coworkers, y no al revés. 

Un chute de autoestima

De acuerdo con una encuesta realizada por Deskmag, recogida por Forbes en este artículo, las personas que trabajan en espacios colaborativos se sienten más productivos y creativos y tienen una mayor confianza en sí mismos.

Esto, sobre todo en el momento social en el que vivimos, es crucial para tener una buena salud, sobre todo emocional. Encontrar inspiración con colegas, compararnos con otros profesionales y encontrar retos en nuestro día a día es el caldo de cultivo perfecto para las nuevas ideas. 

Por supuesto, el café también ayuda, así que la máquina de vending será, muchas veces, el disparador de creatividad de muchos coworkings.

En Talent Garden, tenemos un sitio para ti

En Talent Garden, no nos gusta definirnos como un coworking, porque somos mucho más. Somos una comunidad en la que los profesionales aprenden, comparten, colaboran y crecen juntos, en un ambiente inmejorable y con un espíritu de mejora. Si quieres ver hasta dónde podemos llegar juntos, contacta con nosotros. ¡Te esperamos!

Suscríbete a nuestra newsletter

Mantente al día de nuestras novedades