Inteligencia Artificial: qué es y las cinco aplicaciones que han definido el 2020

Robot

El año pasado supuso un gran desafío para ciudadanos, empresas y gobiernos de todo el planeta. A medida que la Covid-19 avanzaba, se aplicaban restricciones de salud y seguridad, los campos de la Inteligencia Artificial (IA) han jugado un papel crucial durante la crisis. El aprendizaje profundo, el aprendizaje automático, el Big Data y la ciencia de datos, han podido dar soluciones plausibles al monitorización, detección, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades asociadas con el virus. 

En este sentido, se han planteado diversos modelos de IA, que gracias a los avances en la tecnología computacional ha permitido desarrollos de sistemas «inteligentes» que facilitan procesar mayor cantidad de datos en un tiempo menor, agilizando la toma de decisiones.

Introduciéndonos en la Inteligencia Artifical

La inteligencia artificial o IA puede entenderse como la combinación de algoritmos planteados con el propósito de crear máquinas que presenten las mismas capacidades que el ser humano, es decir, está basada en redes neuronales biológicas humanas. 

La Inteligencia Artifical abarca varios campos como son el reconocimiento de voz, procesamiento de lenguaje natural, visión por ordenador, robótica avanzada, captura de conocimiento, planificación y optimización, entre otros. 

Y como complemento a estos campos, encontramos especialidades como el aprendizaje automático o Machine Learning y el aprendizaje profundo o Deep Learning, que se apoyan en el procesamiento masivo de datos mediante Big Data o Clusters. 

La IA ha planteado diversas opciones de hardware y software encaminadas la monitorización, detección y diagnóstico de las enfermedades, no solo de la Covid-19 sino también de otras como el cáncer. También ha tomado fuerza el uso de la IA para descubrir compuestos farmacéuticos que optimicen las ingentes colecciones de información (Data Tables o Data Relations). 

Machine learning

El aprendizaje automático se vale de los algoritmos para identificar patrones, predecir, aprender y tomar decisiones. La ventaja de emplear el Machine Learning frente a otras técnicas es que el proceso de identificación puede realizarse en cuestión semanas; se reducen los costes y se obtiene una probabilidad muy alta de éxito.

En la crisis sanitaria actual se ha utilizado para el diagnóstico e identificación de población que está en mayor riesgo de contagio y para acelerar el desarrollo de medicamentos o el estudio de la reutilización de otros que ya han sido probados en otras enfermedades.

Deep Learning

El aprendizaje profundo busca clasificar datos mediante algoritmos correlacionales. Jerarquiza la información mediante patrones. Por lo tanto, el aprendizaje se efectúa por etapas, tal y como sucedería en una mente humana, se parte de datos básicos y conforme se van escalando niveles, se va aprendiendo. La particularidad de trabajar con este tipo de tecnología es que puede ejecutarse desde diversos lugares del mundo, facilitando el acceso al código abierto a grupos de investigadores que trabajan en diversas áreas de la IA, el Big Data y ciencia de datos.

Durante la pandemia, cuando el sistema sanitario no daba abasto con las pruebas diagnósticas, la IA se valió del Deep Learning para el reconocimiento de imágenes de pruebas de radiodiagnóstico (reconocimiento de neumonía en los pulmones). 

Big Data

El Big Data es el conjunto de procedimientos para analizar gran cantidad de datos con el fin de extraer información que muestre patrones, relaciones o asociaciones.

La tendencia para los próximos años es la integración masiva y recurrente del Big Data con el Internet de las Cosas en un entorno urbano e industrial, donde no solo se monitorizarán variables como la calidad del aire, temperatura y humedad relativas, sino también la integración con sistemas biométricos, cámaras de monitoreo y vigilancia.

Cinco aplicaciones de la Inteligencia Artificial

Para que seamos conscientes de todo el potencial que tiene la IA y de las grandes cosas que puede hacer por nosotros, vamos a recoger algunos ejemplos que ya se están dando a día de hoy para algo que nos incumbe a todos, que es el fin de la pandemia de coronavirus. Sin embargo, la proyección de este tipo de tecnologías es prácticamente infinita y cualquier negocio o actividad puede encontrar en ellas una verdadera mina de oro. 

Ojalá estas increíbles acciones de la IA te sirvan de inspiración:

La IA y el desarrollo de vacunas

Por lo general, se necesitan años para desarrollar las vacunas. Sin embargo, pocos meses después de los primeros casos de Covid-19, ya se estaban realizando pruebas en humanos. La velocidad récord en el desarrollo de vacunas se debió en parte a los modelos de inteligencia artificial que ayudaron a los investigadores a analizar grandes cantidades de datos sobre el coronavirus.

Conducción autónoma

Los robots son, al fin y al cabo, ordenadores que realizan tareas de una forma similar a los humanos. Este es el caso de los robots asistenciales, robots repartidores, drones o los robotaxis. La tecnología de conducción autónoma ha madurado durante el 2020. La conducción totalmente automatizada, que permite viajes sin un conductor «de seguridad» humano a bordo, será necesaria para la escalabilidad y comercialización de la conducción autónoma.

Procesamiento del Lenguaje Natural 

Se ocupa de investigar la manera de comunicar las máquinas con las personas mediante el uso de lenguas naturales, como el español, el inglés o el chino. La PNL permite a los investigadores acceder a información de fuentes como literatura científica, registros de ensayos clínicos, preimpresiones, fuentes internas, redes sociales y noticias. 

Supercomputación para frenar el virus

La computación cuántica tiene la capacidad de potenciar las aplicaciones de IA en comparación con las computadoras clásicas basadas en binarios, es decir, una de las aplicaciones más prometedoras de estos sistemas es simular el comportamiento de la materia a nivel molecular. Las compañías farmacéuticas se han podido valer de esta tecnología tan “mística” para analizar y comparar compuestos que podrían conducir a la creación de nuevos medicamentos.

Chips de IA

Los chips de Inteligencia Artificial se encargan de reconocer y entender las emociones y estados físicos de las personas a través del reconocimiento facial y de voz. Se espera que los chips de Inteligencia Artificial abran un nuevo mundo de posibilidades a los fabricantes de aplicaciones móviles, el chip tendrá en cuenta tus respuestas emocionales a través de la biometría para posteriormente interpretarlas y adelantarse a diferentes acontecimientos. Una aplicación muy útil sería vincular el chip a nuestro dispositivo móvil y si este detecta nuestro malestar avisará al sistema de salud. 

No nos cansamos de aprender

En Talent Garden, estamos construyendo una comunidad para que podamos aprender y establecer contactos entre profesionales, y así crecer y compartir haciendo lo que más nos gusta. Si quieres formar parte de nuestro ecosistema y comprobar lo que podemos hacer por ti, ¡aquí te esperamos! No dudes en contactar con nosotros.

Suscríbete a nuestra newsletter

Mantente al día de nuestras novedades