Una guía sencilla para el proceso de diseño de UX

UX significa «User Experience». Como sugiere el nombre, no se trata solo del objeto o del servicio en sí, sino de cómo lo experimenta el usuario, de sus reacciones y percepciones.

Se trata de la relación del usuario con el objeto, producto o servicio y, por esta razón, determina no solo cómo se ve el producto o servicio, sino también cómo funciona.

El proceso de diseño de UX se puede definir como el conjunto de actividades que un diseñador de UX debe realizar para establecer, probar y refinar un proyecto de UX. Cada uno de los pasos del proceso de diseño de UX es realmente importante y es esencial para el siguiente (¡no puedes fallar en ninguno!)

 

En primer lugar: define tu problema y tus necesidades

Es bastante común leer que el proceso de diseño de la experiencia del usuario comienza con la investigación sobre el usuario, lo cual es cierto, pero ANTES de hacerlo, hay otro paso que no puedes perderte. Primero, es importante comprender y definir claramente las necesidades y los objetivos comerciales que tú (si se trata de un proyecto privado) o tu cliente deseáis lograr.

Si descuidas esta parte, corres un gran riesgo, cuando se trata de diseño, de perder aspectos fundamentales y es posible que no obtengas los resultados que esperabas. Así que, en primer lugar, intenta definir claramente tu objetivo y la razón por la que está iniciando el proyecto. Haz preguntas al cliente, al gerente de producto, al CEO… y no comiences a investigar y programar el contenido web antes de este análisis inicial.

 

Segundo paso: investiga mucho

¡Pero no en Google! Tus usuarios tienen que ser el objeto de tu investigación. Esto es el núcleo de cualquier proceso de diseño UX y es bastante obvio ya que UX, como dijimos, se trata de cómo reacciona el usuario a las cosas, algo que sólo sabrás si comprendes quién es tu usuario. Es determinante planificar y realizar esta investigación con cuidado. Si no lo haces, será muy difícil obtener resultados precisos y valiosos.

Hay varias técnicas que puedes emplear: puedes realizar entrevistas en vivo con algunos usuarios seleccionados y observarlos (o grabarlos) mientras interactúan con tu web o producto. También hay servicios remotos que te brindan la misma posibilidad sin tener que buscar estos usuarios. Puedes realizar cuestionarios y encuestas, o puedes crear «personas», que son representaciones abstractas de usuarios tipo, con información detallada sobre género, ocupación, aficiones, intereses, hábitos, necesidades, expectativas, etc.

 

Y ahora: diseño

Después de la investigación relativa a los usuarios, hay que pasar a la parte que se asocia más comúnmente con la experiencia del usuario: arquitectura de la información y wireframing. Tienes que identificar, clasificar y estructurar el contenido de tu sitio web o aplicación, mostrando claramente cómo una sección está conectada a otra, cómo visualizar el contenido y cómo hacer que los usuarios puedan acceder fácilmente a él (la técnica más comúnmente utilizada para hacer esto se llama «cardsorting”).

Mientras tanto, también debes definir los «flujos de usuarios». Estos son recorridos y acciones hipotéticos que crees que tus usuarios (que ahora conoces gracias al trabajo realizado antes) probablemente harían o que deseas que realicen en tu sitio. Los wireframes constituyen los materiales necesarios para mostrar tus hallazgos, tus ideas de diseño y tus elecciones. Puedes utilizar una aplicación o un programa de wireframing o crear maquetas muy simples dibujando en papel.

 

Pasos finales: creación de prototipos y pruebas

Una vez que hayas definido la arquitectura de la información y los wireframes, puedes trabajar en la construcción de un prototipo de alta fidelidad, algo que se parezca mucho a lo que será la verdadera página web, completo con detalles gráficos, navegación e interacciones. Solo falta el código real. Después un prototipo funcional, puedes realizar algunas pruebas de usabilidad, mostrárselo a las personas que no están familiarizadas con su diseño y observar cómo interactúan con él mientras recopilas sus comentarios. También tienes que presentar a las personas tareas específicas (por ejemplo, comprar un producto o registrarse) para asegurarte de que todo funciona como planeado.

¿Te parece complicado? De hecho, el diseño de UX es un proceso muy lógico y lineal, pero si quieres convertirte en un verdadero experto de UX, puedes echar un vistazo al UX Design Master de Talent Garden. ¡Cubre todos los fundamentos de UX y seguramente mejorará tus capacidades de UX y transformará tu carrera profesional!

Suscríbete a nuestra newsletter

Mantente al día de nuestras novedades