¿Es importante el diseño gráfico del packaging de mi producto?

Muchísimas empresas dedican todo su esfuerzo y cariño en su producto y se olvidan de un aspecto también muy importante: el packaging. El continente puede marcar la diferencia con multitud de factores, como su forma, su material, su diseño… e incluso ser un mensaje en sí mismo. Si nunca lo habías pensado así, tienes un e-commerce y quieres mucho a tu producto, piensa: ¿por qué descuidar así la primera impresión que tus clientes tienen de ti?

Para llegar al packaging tal y como lo entendemos hoy en día hay que remontarse al siglo XIX, cuando apareció la mecanización de los trabajos de imprenta de litografías y la producción de papel y fue posible lograr creaciones más complejas. De ahí son las principales siluetas, colores y tipografías que conocemos hoy, y cuyo código se mantiene hasta nuestros días.

Si el avance técnico y tecnológico ha jugado un papel fundamental en redefinir la mayoría de los productos que compramos, con el packaging no ha ocurrido lo mismo. Y, sin embargo, se trata de un paso en la cadena de producción en un e-commerce que no por ser el último deja de ser importante. Veamos por qué.

¿En qué fijarse a la hora de idear un buen packaging?

El diseño de un artículo de packaging, para ser bueno, depende de múltiples factores. Si acaso, el principal es el producto que contiene, porque de él dependerá que, por ejemplo, el material sea más o menos protector, duro, impermeable… 

Sin embargo, para un buen diseño gráfico sí existen algunas “buenas prácticas” que pueden servirte de guía a la hora de elegir el que mejor conviene a tu negocio:

En lo primero que debemos fijarnos es en que el packaging sea consistente con la imagen de marca de nuestro producto: esto lo haremos usando la misma paleta de color y de de fuentes (hasta un máximo de dos) que ya usamos para el resto de nuestros mensajes.

Según una encuesta realizada por Shorr, solo un 11% de los compradores en e-commerce están totalmente satisfechos con los que packagings en los que reciben sus productos. Estas son las razones más habituales:

  • Es difícil de abrir.
  • Hay demasiado packaging y es excesivo.
  • Es fácil de romper o deteriorar. 
  • No es reciclable.
  • Es feo.

¡Feo! Parece entonces que el diseño gráfico de un packaging es una de las cosas que puede hacer felices a tus clientes.

¿Por qué importa si ya lo han comprado? El principio de los 100 milisegundos

Sí, lo sabemos. Tu cliente ya ha recorrido todo su customer journey, ha ido descendiendo por todas las fases de tu funnel de ventas hasta el botón de “Comprar ya” de tu web… Entonces, ¿por qué molestarte con el diseño de tu packaging si ya han pagado?

Lo primero que debes saber es que el packaging de tu marca es la primera experiencia que tus clientes tienen con tu negocio en persona. Google es claro: solo tardamos 50 milisegundos en formarnos una primera impresión y ya sabemos que esta es la más difícil de borrar. Si tu packaging parece malo, es muy probable que tus clientes piensen que tu producto también lo es; si no es especial, rebajará la experiencia del unboxing.

Y es que, de forma especial en el caso de los comercios electrónicos, el packaging es una extensión de la experiencia de compra. Si lo haces bien, puede decir mucho de tu marca en un simple gesto, ya que el packaging tiene el poder de conectar con tus clientes comunicando el mensaje de tu marca en un nivel físico y directo, individual, de tú a tú. Y esto es fundamental, ya que puede significar la diferencia entre un cliente que compra una vez y uno fiel o un embajador de tu marca.

1 | Diferenciarte de tus competidores

El continente de tu producto puede ser un elemento para diferenciarte de tu competencia tanto o más que tu propio producto. Servirá para identificar tu marca, destacar frente a otras experiencias pasadas de compra de tus clientes y, quién sabe, quizá tus clientes decidan darle un segundo uso a la caja.

2 | Nos gustan las cosas bonitas

A las personas nos encanta que nos regalen cosas preciosas y, con los e-commerce y los envíos, se activan emociones muy parecidas a las de recibir regalos, incluso, cuando lo hemos comprado nosotros mismos.

Si esto ha sido siempre verdad, ahora con las redes sociales es una ley. El fenómeno unboxing que ya te hemos mencionado ha revolucionado el contenido audiovisual de redes sociales como YouTube o Instagram. Se trata de vídeos que desvelan el contenido de los paquetes que envían las marcas, sobre todo a influencers que han de probar el producto. 

Esta especie de spoilers sobre el contenido que venden las marcas tienen un efecto hipnotizante, por lo que el diseño, además, cobra una dimensión, hasta ahora, inédita.

3 | El factor equis

Bueno, en este caso, lo tenemos claro: el packaging puede servir del factor humanizador de la marca que falta en las compras online. Un buen diseño, con pequeños detalles, puede crear un vínculo más emocional y humano con la marca y su filosofía.

Nos encanta aprender

En Talent Garden, estamos construyendo una comunidad para que podamos aprender y establecer contactos entre profesionales, y así crecer y compartir haciendo lo que más nos gusta. Si quieres formar parte de nuestro ecosistema y comprobar lo que podemos hacer por ti, ¡aquí te esperamos! No dudes en contactar con nosotros.

Suscríbete a nuestra newsletter

Mantente al día de nuestras novedades