¿Qué es el marketing de contenidos y cómo crear una estrategia eficaz?

Hoy en día, crear contenido atractivo y de calidad parece ser la única estrategia que puede garantizar la supervivencia de los editores. De hecho, un buen contenido trae consigo una base de clientes leales y atentos, lo que a su vez significa tráfico orgánico, mayores posibilidades de recopilar datos propios y oportunidades casi infinitas para que los minoristas refinen las estrategias de ventas. Desafortunadamente, producir contenido de calidad no es suficiente, el plan editorial tiene que estar respaldado por una estrategia de marketing de contenido bien definida, porque de lo contrario, el camino hacia el fracaso está peligrosamente cerca.

 

Por ejemplo, es muy poco probable que desees alcanzar cualquier audiencia, y es mucho más probable que apuntes a un grupo de target muy específico. Del mismo modo, no es necesario solicitar ninguna acción, sino es preferible que tus usuarios se centren en unas acciones en particular. Esta es la razón por la que tomarte un tiempo para definir tu propia estrategia de contenido es tan importante y genera resultados mucho mejores que simplemente lanzarte a la producción de contenido sin tener un plan editorial claro detrás.

 

 Primer paso: fíjate metas 

Lo primero que debes hacer al definir una estrategia es identificar tus metas y objetivos, porque en ausencia de este primer paso crucial, cualquier acción no sería más que una pérdida de tiempo. Por lo tanto, responde a preguntas como «¿Cuáles son los objetivos comerciales a alcanzar?» y «¿cómo el contenido que planeo producir y mi estrategia de marketing de contenido me acercarán a lograrlos?»

 

Durante esta fase también deberíamos intentar definir en qué casos podemos decir que hemos tenido éxito, si es posible de forma cuantitativa y en todo caso comprensible y compartible. Por ejemplo, «Quiero aumentar las ventas en un 5%» es definitivamente un objetivo mejor que el genérico «Quiero aumentar las ventas». En otras palabras, las metas siempre deben poder medirse. La definición de un marco de tiempo también es muy importante, es decir, qué tenemos que hacer durante un tiempo determinado.

 

 Segundo paso: identifica a tu audiencia 

Bueno, excelente, interesante, son conceptos extremadamente relativos: dependen en gran medida de a quién te enfrentas. En otras palabras, un determinado contenido puede ser de valor para una determinada audiencia pero completamente inútil y desprovisto de interés para otra. Por esta razón, es tan importante definir el objetivo (target) al que quieres dirigirte.

 

Como editor y/o minorista, probablemente habrás tenido la oportunidad de recopilar una gran cantidad de datos sobre tus usuarios. Estos aportan un enorme valor porque te permiten analizar y comprender a tu audiencia, predecir el tipo de contenido que despierta interés y los problemas por resolver. En este punto, puedes comenzar a pensar en cómo el contenido producido puede ayudar a la audiencia identificada a resolver los problemas antes mencionados.

 

Un editor o minorista también puede estar interesado en atraer a un diferente grupo de personas que podría constituir una ventaja estratégica. En cualquier caso, el análisis adecuado de los usuarios está en el corazón de cualquier estrategia de marketing de contenidos eficaz. Tienes que definir las «personas», intentar identificar sus motivaciones y trazar un mapa de sus caminos a través del sitio o la aplicación.

 

Aquí hay algunas preguntas que tienes que hacerte sobre las personas:

  • ¿Cuáles son sus objetivos y cómo se les puede ayudar a alcanzarlos?
  • ¿Cuáles son sus motivaciones?
  • ¿Dónde encuentran dificultades / qué problemas enfrentan?
  • ¿Qué canales les resultan más atractivos?
  • Y en consecuencia: ¿cómo se puede utilizar la narración para crear una conexión con estos usuarios?

 

 Verifica qué contenido ya tienes 

Una vez que hayas definido tus objetivos y hayas entendido cómo hablar con tus usuarios, debes verificar el contenido que ya tienes. Ahora es necesario entender cómo se está desempeñando y si está apoyando adecuadamente la nueva estrategia editorial. La estrategia de SEO también podría beneficiarse de este curso de acción, especialmente si comprendes cómo refinar el contenido antiguo para que encaje perfectamente con la audiencia actual y deseada. Puedes ahorrar tiempo y esfuerzo modificando el estilo del contenido antiguo, por ejemplo, convirtiendo artículos simples en videos o infografías.

 

 El quid: desarrolla un plan editorial 

Este es el corazón de todo el proceso. Al basar las decisiones en lo que se ha descubierto, en la investigación de palabras clave, las tendencias y el rendimiento, tienes que comprender qué temas podrían ser más rentables, el tono de voz que quieres utilizar y el momento más adecuado para publicar. Asegúrate de que se cubran todos los pasos del camino del usuario, desde la conciencia hasta la consideración, la decisión y, finalmente, la fidelización y el intercambio. Por lo tanto, es fundamental definir un plan editorial y asignar una prioridad a cada tarea, asegurándote de que los contenidos se diversifiquen cuidadosamente de tal manera que produzcan el tipo de contenido adecuado para cada usuario. Ésta es una parte muy difícil de desarrollar una estrategia editorial eficaz.

Si estás interesado en dominar esta área, podrías beneficiarte enormemente de un curso, por ejemplo, el máster en Content Design & Creation de Talent Garden, que puede brindar un apoyo enorme para adquirir todos los conocimientos y habilidades necesarios.

 

 Elige el medio y los canales para tu contenido y promocionalo 

 

Decidir qué contenido producir no es la única cosa necesaria. Los canales en los que vas a publicar son igualmente importantes, ya que no todos los canales son adecuados para todos los contenidos y todos los usuarios. Obviamente, será apropiado utilizar medios propietarios (el sitio web y los canales sociales), pero también puedes elegir una combinación entre medios de paga y propietarios, y puede decidir, por ejemplo, dar prioridad a una plataforma de transmisión de video sobre una tradicional plataforma estática.

 

 Evalúa el rendimiento

 

Por último, ¡nunca subestimes la importancia de los números! Asegúrate de poder evaluar correctamente el rendimiento de tu contenido, ya que esta es la única forma de saber si este tipo de información está aportando un valor añadido real y si está ayudando a conseguir tus objetivos. Por lo tanto, antes de involucrarte en un plan de marketing de contenido, debes asegurarte de tener acceso a un sistema de análisis sólido adaptado a tus necesidades. Una vez que el sistema está configurado, es esencial monitorearlo y comprender cómo interpretar los resultados.

Suscríbete a nuestra newsletter

Mantente al día de nuestras novedades