Cómo desarrollar un plan de acción para la transformación digital

Digital transformation

Cuando cambias algo dentro de una empresa, cambias un proceso, la composición de un equipo, el equipamiento tecnológico o muchas otras cosas. Pero cuando hablamos de «transformación», nos enfrentamos a una modalidad de cambio más radical: algo que impacta en todos los aspectos de la empresa y conduce a algo nuevo, similar en muchos aspectos a lo que sucede cuando la oruga se convierte en mariposa.

Todo el modelo de negocio está destinado a ser remodelado, los procesos reestructurados, la fuerza laboral recalificada; la cultura corporativa cambia, se espera que la experiencia del cliente mejore y todo esto se adquiere mediante la adopción de tecnologías digitales.

Así que, la «transformación digital», es un proceso profundo y minucioso, no basta con poner una capa de pintura y listo.

Como era de esperar, los que trabajan en proyectos de transformación digital deben ser extremadamente hábiles (¿quieres conocer los entresijos? Consulta el programa de digital transformation master para comprender sus complejidades).

Para alcanzar el éxito en este peligroso campo, debes definir un plan de acción muy detallado para asegurarte de no descuidar alguna fase importante.

 

Desarrollar un plan de acción para la transformación digital: ¿por dónde empezar?

Primero, ten en cuenta que la transformación digital no es una mera transformación tecnológica. Según una investigación del Boston Consulting Group, «sólo el 33% de las empresas superan con éxito el desafío de la disrupción digital».

Y esto se debe a que muchas veces no hay suficiente rigor en la definición de las primeras etapas de la estrategia digital.

Antes de sumergirte en la contratación de personas o los procesos de reestructuración, por lo tanto, tienes que invertir algo de tiempo en considerar el panorama general y responder preguntas como:

  • ¿De qué manera la tecnología digital impacta tu segmento, tu ecosistema empresarial y tu ventaja competitiva?
  • ¿Cuáles son tus esperanzas y ambiciones y qué oportunidades digitales se adaptan mejor a tus habilidades actuales y alcanzables?
  • ¿Cuáles son los resultados esperados?
  • ¿Cuáles son tus principales competidores?
  • ¿Cómo habrá cambiado tu empresa al final del viaje?
  • Y, quizás lo más importante, ¿por qué crees que necesitas una transformación digital?

 

Estas preguntas pueden parecer genéricas. Pero de ninguna manera son una pérdida de tiempo. Por el contrario, perderás mucho más tiempo después si  no buscas las respuestas antes.

 

Define tu estrategia de transformación digital

Una vez que tengas una visión de la transformación digital, estarás listo para pasar a las fases más operativas.

Necesitas identificar los puntos donde impactará la transformación digital (en particular debes identificar las áreas organizacionales) y qué necesitas transformar (unidades de producto, áreas de producto, procesos, técnicas, recursos humanos …).

Tan pronto como hayas establecido claramente los objetivos, tienes que priorizarlos, enfocándote primero, si es posible, en los objetivos con alto poder de impacto; aquellos capaces de agregar mayor valor a la organización, vinculándolos a inversiones y destinando los recursos financieros necesarios.

Los objetivos deben ser extremadamente detallados.

Por ejemplo, no bastará con decir «automatización de procesos». Es importante especificar el porcentaje de procesos a automatizar.

Luego, tendrás que definir quién será el responsable del proceso de transformación. Designar un jefe puede ser una buena idea. Pero eso puede no ser suficiente porque, si la empresa es bastante grande, es probable que se necesite todo un equipo para la transformación digital.

Y, por último, hay que fijar todos los pasos secundarios y las acciones que serán imprescindibles para completarlos, junto con el cronograma de cada uno y los costos asociados.

Obviamente, tendrás que asignar un presupuesto para cada uno y decidir qué herramientas, tecnologías y técnicas necesitarás para hacer realidad tu visión.

Durante el proceso probablemente te hará falta reorganizar la forma de trabajar de la empresa, adoptando una nueva metodología de trabajo ágil que debe existir no solo para el equipo de transformación digital, sino que debe extenderse a largo plazo a toda la empresa.

Suscríbete a nuestra newsletter

Mantente al día de nuestras novedades