“Aprender a desconectar es esencial para rendir y sentir emociones al 100%”

En Talent Garden entrevistamos a Phil González, creador de la comunidad de instagramers más grandes del mundo, influencer con más de 240 K seguidores, experto en digitalización con más de 20 años de experiencia, docente y autor de varios libros.

¿Quién es Phil González?

Es un hombre digital. Llevo veinte años en el mundo de Internet. Actualmente soy freelance y trabajó como consultor, además también soy profesor en varias escuelas de negocios y aparte de eso, soy influencer y creador de la comunidad de instagramers más grande del mundo. 

¿Y cómo es eso de ser influencer sin querer?

No debemos confundir ser influyente e influencer, son cosas distintas. Ser influyente es independiente de las redes sociales, su influencia funciona en todos los medios. Sin embargo, los influencers, personas como yo, que sin querer un día, por arte de magia o porque tenemos un perfil diferente, comenzamos a ganar seguidores en una determinada plataforma, como puede ser Instagram.  En mi caso, como realmente yo nunca he querido serlo, he seguido el mismo estilo de vida durante toda mi carrera, comparto mis experiencias, mis viajes, cenas y algunas cosas bonitas. 

Desde hace un tiempo estás cada vez más ligado a la docencia, y además, según nos contabas, es algo que en este momento de tu vida te apetece mucho. 

Bueno, pues sí, desde siempre me gusta compartir experiencias. Después de veinte años dedicado al mundo digital y habiendo estado en varios niveles de dirección en empresas corporativas, creo que puedo aportar algo interesante.

En estos próximos años me gustaría vincularme más a la docencia. Cuando estaba trabajando en una empresa no me no me daba la vida para estar dedicado a enseñar, pero este año me he centrado más en eso y estoy en ISDI, en varios máster para directivos, en particular sobre temas de digitalización, transformación digital, y también estoy en la EOI como mentor de PYMES del mundo turístico. 

Este año empiezo en Vatel, que es una de las escuelas más importantes de hotelería en el mundo, creo recordar que están en sesenta países.

Estás muy enfocado en el sector hotelero y turístico, uno de los más golpeados por la pandemia.  ¿Se ha convertido el marketing digital en un esencial para ellos?

Efectivamente, el mundo turístico está todavía en el outbound marketing y nosotros, cuando hablamos de todas las nuevas formas de comunicar a través de digital es lo que llamamos inbound marketing: social media, el SEO, SEM, performance marketing… 

Justamente, durante la pandemia, la gente del sector se ha tomado el tiempo de pararse a pensar cómo pueden captar nuevos o potenciales clientes. En este sentido, se han dado cuenta de que invirtiendo en digitalización cantidades asequibles pueden tener muchos resultados. Entonces muchas empresas están ya poniéndose las pilas en la parte de web y apostando por el posicionamiento, ya se han dado cuenta de la importancia de estar bien situados en buscadores.

Ahora el turismo está recuperándose y adaptándose, en 2020 las búsquedas de alojamientos cayeron más de un cincuenta por ciento, por una parte algo normal, ya que la gente no podía desplazarse. Sin embargo, ahora que el virus nos da un respiro nos damos cuenta de los cambios, y de cómo los nuevos hábitos adquiridos durante la pandemia han transformado la mentalidad de la gente y su forma de viajar. Es muy interesante.

Las redes sociales se han convertido en uno de los principales canales de comunicación para muchas empresas. ¿Crees que es gran parte debido a la pandemia? 

Siempre me he considerado un evangelizador que les decía a las empresas, “oye, tenéis que estar en Internet”; sin embargo, después de tantos años seguía pensando que aún no se había producido un cambio significativo. La gente no tenía tiempo para sentarse a pensar, ser creativo y tomar las decisiones adecuadas. Pero llegó la pandemia y el confinamiento. La gente pasaba mucho tiempo en casa y tenía tiempo para reflexionar. Es entonces cuando muchas empresas fueron conscientes de que la única manera que tenían de seguir operando era conectarse a Internet. También comenzaron a fijarse en otras empresas ya digitalizadas. No había otra solución posible, empezaron a planificar y a buscar alternativas en Internet, con lo cual, creo que sí, la pandemia ha digitalizado a la fuerza a muchas empresas.

A pesar de ser “un hombre digital”, como tú mismo te defines, tu último libro se llama ‘Master en desconexión digital’. ¿Por qué es tan importante desconectar?

Justo antes de la pandemia Jimmy Pons, mi almigo —amigo del alma— y yo estábamos en ese momento de decir: “tenemos que parar y disfrutar un poco más de la vida, no podemos estar siempre en el mundo digital, hay que volver de vez en cuando al real”. Esto no quería decir que quisiéramos dejar nuestro trabajo, hablábamos de desconectar de verdad, pasar tiempo en familia, con nuestros amigos, viajar, etcétera. Aunque puede parecer que no es tan importante, es muy necesario si luego quieres rendir al 100% cuando estás en la empresa

Fue entonces cuando decidimos escribir este libro, porque durante la pandemia, cuando nosotros estábamos en plena cruzada de desconexión, llegó el confinamiento y nos obligó a estar más conectados que nunca. Internet se convirtió en el entretenimiento número uno a nivel mundial. Por eso, creo que especialmente en la post-pandemia vamos a tener que desconectar de nuevo, porque muchos están quemados y cansados de las redes sociales y lo que conllevan. Lo curioso es que la gente no sabe cómo hacerlo ni por dónde empezar. Había que enseñarles, ese es el objetivo de nuestro libro ‘Master en desconexión digital’, con pequeños consejos y unos cincuenta ejercicios para poder desconectar en el día a día y volver a disfrutar de la vida plenamente. 

En este sentido, me gustaría destacar que nos dirigimos hacia la era de las emociones. Va a haber una contraposición entre lo humano y las máquinas, el Big Data, la Inteligencia Artificial, el Blockchain y todo lo vinculado a la tecnología. Sin embargo, vamos a querer seguir sintiendo, abrazando y besando, precisamente por eso será esencial aprender a desconectar y conectar con las emociones.

Suscríbete a nuestra newsletter

Mantente al día de nuestras novedades