El employer branding, la solución para la cultura de empresa

La cultura de empresa y el employer branding son dos términos que se comprenden a la perfección juntos, pero que en pocas ocasiones van de la mano. El primero de ellos está bastante asentado en el sector empresarial y de marketing. El segundo, sin embargo, es relativamente nuevo y hasta hace poco ha estado asociado únicamente a multinacionales. Y es que todo el mundo ha escuchado en alguna ocasión poner de ejemplo de empresa a Google por sus condiciones y ambiente laboral. Eso es solo una parte del employer branding, que va mucho más allá.

La realidad es que si una empresa quiere crecer y retener al mejor talento, deberá abordar estos dos conceptos juntos. Pero, primero, vamos a entender mejor el significado de cada uno de ellos.

 

¿Qué es cultura de empresa?

La cultura de una compañía es el conjunto de comportamientos y hábitos, intencionados o no, que todas las personas que forman la empresa adquieren en el día a día. Se trata de un modo de comportamiento que refleja mucho de lo que no se puede ver a través de una web o de las redes sociales de la marca. Y es algo que los clientes perciben.

Incluye las creencias con respecto a la actividad desarrollada y su sector, los principios de la organización, los referentes a seguir que toma, el modo de trabajo y la propia personalidad de la empresa. Pero las bases sobre las que se asienta son la misión, visión y valores de la compañía. Estos, responden al para qué existe la empresa, dónde espera estar en el futuro y en qué cree.

 

¿Qué se entiende por employer branding?

Si bien la cultura de empresa está más pensada de cara al público en general, este concepto se dirige más al público interno. En resumidas palabras, el employer branding es la imagen que tienen de la empresa los propios empleados así como los posibles candidatos. Es una estrategia para construir y mantener positiva la imagen de la empresa que se enfoca en los trabajadores como los mejores embajadores de marca posibles.

Para mejorar la imagen que tienen los empleados existen diferentes iniciativas, pero lo más importante es hacer todo lo posible para mejorar su nivel de satisfacción. Es por ello que los resultados no pueden ser inmediatos, si no que se verán a largo plazo. Sin embargo, merece la pena, ya que a medida que mejora la experiencia de la plantilla, aumenta la productividad y es más sencillo retener el talento

 

Cómo conseguir que ambas vayan de la mano

Ambos conceptos, cultura de empresa y employer branding, se combinan y crean la marca global de empresa, que define cómo esta es percibida, tanto por clientes como por los propios trabajadores. Y es que proyectar una imagen hacia el exterior es muy importante y la mayoría de empresas se centran en ello. En cambio, olvidan que predicar algo y tener una imagen muy diferente en el funcionamiento interno de la empresa daña de forma muy grave la reputación de la marca y le hace perder toda la credibilidad.

Por ello, es vital trabajar estos dos aspectos de forma conjunta. Proyectar una misma imagen hacia fuera y hacia adentro y ser así totalmente transparentes. De este modo, debemos entender que la empresa ofrecerá, en esencia, lo mismo a clientes y empleados: una experiencia positiva y enriquecedora. Como explica Irene Arensburg, Manager en Peoplematters, esa experiencia está ligada a cultura y marca empleadora: “Cuando se cuenta con una cultura corporativa coherente con quién somos, con unas señas de identidad claras, las personas están más comprometidas, son más activas en las redes sociales y más proactivas a la hora de difundir la marca empleadora”. 

En este sentido es crucial conocer bien a la propia empresa, sabiendo sus puntos fuertes y débiles y qué se debe mejorar, así como identificar las necesidades de los empleados, que la mayoría de las veces ni siquiera son económicas.

 

Atraer y retener talento

Entendemos que el motor de una empresa son sus trabajadores y por ello la mejor lucha contra la competencia y la posibilidad de que elijan otra empresa es esta. Transmitir la cultura al employer branding es clave para fortalecerse ante la competencia y disminuir la rotación de empleados reteniendo y atrayendo talento. Cada vez son más los trabajadores que tienen en cuenta las condiciones de trabajo de cara a un nuevo empleo. Aspectos como la flexibilidad, la política de vacaciones, el crecimiento profesional, el espacio o determinados descuentos pueden ser tan relevantes como el sueldo. 

De hecho, como indica el último estudio de Randstad, Employer brand research, el desarrollo profesional dentro de una compañía es uno de los cinco factores más importantes para el candidato a la hora de elegir una empresa para trabajar. Y no solo eso, si no saber, por la experiencia de otros trabajadores, que en esa empresa se sentirán escuchados, valorados, recompensados, confiarán en el trabajador, tendrán objetivos claros, feedback e igualdad de oportunidades. A día de hoy esto es muy sencillo y existen diferentes portales que dan a conocer estas opiniones.

 

Un líder que sabe transmitir cultura de empresa

Entender la naturaleza de la cultura de la empresa y transmitirla a la imagen que tienen los empleados es algo que debe ser inherente en un líder de equipo. Esa comunicación debe estar implícita en todas las acciones y decisiones y ser coherente. Esto no es sencillo, y menos en un plano laboral que va a caballo entre el modelo de trabajo híbrido, presencial y remoto. 

El International People Leadership Program de Talent Garden integra esta filosofía a través de ocho módulos que dan las herramientas necesarias para afrontar estos retos en la gestión de personas. Se trata de un curso híbrido de ocho semanas, con sesiones formativas online, experiencias presenciales y eventos de networking en el que abordaremos los retos del presente y el futuro del trabajo, con grandes referentes del sector de Recursos Humanos y Gestión de Personas. 

De hecho, dedican todo un módulo a la cultura de empresa y cómo transmitirla a través del employer branding. Valiéndose de diferentes casos reales como Google o Spotify, estudian cómo las empresas han innovado a la hora de construir cultura en una empresa y cómo han ayudado a crecer a personas en los entornos híbridos y remotos. 

 

Salario emocional

Además, tratan aspectos tan interesantes como el salario emocional y sus respectivos barómetros. Un concepto relativamente nuevo que está muy relacionado con el employer branding. Son un conjunto de opciones y medidas al alcance del trabajador que nada tienen que ver con lo económico y que satisfacen necesidades personales, mejorando la calidad de vida y favoreciendo la conciliación. Lo cual repercute en una satisfacción mayor y un mejor ambiente laboral. Aspectos claves en la imagen de una empresa.

El curso se inicia el próximo 23 de septiembre hasta el 12 de noviembre. Combina materiales de estudio en remoto, eventos, casos de uso y sesiones con profesores y profesionales internacionales, presenciales y online, todo ello desde un enfoque práctico. Dado que para liderar equipos y personas no sólo se necesitan habilidades de liderazgo, el programa ayuda a desarrollar data-driven decision making, conocer el marco legal o estar al tanto de las nuevas metodologías de trabajo e innovación en el mundo de people leadership. Este curso está pensado para todo tipo de team leaders, directores de RRHH, freelances o emprendedores.

6 julio 2022

Suscríbete a nuestra newsletter

Mantente al día de nuestras novedades