Cómo prepararse para una entrevista de trabajo

Has revisado más de un centenar de ofertas de trabajo, enviado toneladas de currículums y ahora ¡por fin has conseguido esa entrevista! Sin embargo, aquí está la parte difícil: todos sabemos que una entrevista de trabajo genera mucho estrés. La ansiedad juega en tu contra, antes y durante la entrevista. Para aumentar tus probabilidades de éxito y calmar la ansiedad, lo mejor que puedes hacer es prepararte cuidadosamente, porque de esta manera vas a aumentar la confianza en ti mismo y a maximizar tus oportunidades. Los siguientes son algunos consejos prácticos sobre cómo prepararse para una entrevista de trabajo.

 

Lee atentamente la descripción del trabajo e investiga un poco

Este es un error típico que cometen muchos candidatos: no leer con precisión la descripción del trabajo y llegar sin preparación a la entrevista. La descripción del empleo, más aún si escrita con cuidado, ya contiene mucha información relacionada con la empresa, el trabajo y el perfil que se está buscando y te brinda valiosos consejos sobre las preguntas que podrían hacerte. Deberías llegar preparado e informado de lo que hace la empresa, su cultura, su estructura, objetivos, éxitos recientes, sus competidores, sus finanzas e incluso su equipo ejecutivo. Estas noticias te darán un aspecto competente, como si ya fueras experto en el campo específico de la empresa. Con una investigación preventiva no solo disfrutarás de la ventaja de saber responder a las preguntas, sino que también te ayudará a sentirte seguro de tí mismo incluso antes de empezar.

 

Cómo vestirse para una entrevista

¡Las primeras impresiones son esenciales! Por lo tanto, es una buena idea tener listos algunos ‘modelitos’ para las entrevistas de trabajo que se adapten a diversas ocasiones (la ropa tiene que ser diferente si el puesto está dentro de una empresa tradicional muy formal o, por el contrario, es joven e informal). En cualquier caso, tu ropa debe estar limpia, recién planchada y ser cómoda. Las mujeres no tienen que exagerar con el maquillaje o las joyas, mientras que los hombres tienen que asegurarse de que todos los accesorios y los zapatos sean adecuados y no conviene usar una loción para después del afeitado demasiado fuerte o persistente. En cualquier caso, es mejor presentarse demasiado elegante que demasiado casual. Muy importante: prepara tu atuendo la noche anterior para no llegar tarde.

 

La pregunta sobre ti mismo

Esta es una pregunta delicada, porque es como la ropa que llevas: transmite una primera impresión de ti al entrevistador y en el mercado laboral hipercompetitivo de hoy es esencial que sea positivo. Dado que es bastante común que el entrevistador te pida que te presentes, es mejor que practiques con anticipación, planificando lo que vas a decir «por si acaso». Adapta tu respuesta a la audiencia (investigaste sobre la empresa, ¿recuerdas?). Empieza a hablar de lo que estás haciendo ahora, luego pasas a tus experiencias pasadas (y cómo son relevantes para el puesto, ¡pero no recites tu currículum de memoria!), y finalmente explica por qué solicitaste el trabajo. Sé positivo y practica un poco, solo o con un amigo. Preséntate de una manera brillante pero profesional y tendrás una mejor oportunidad de destacar.

 

Qué hacer y qué no hacer

Si bien es cierto que cada entrevista es única, también es cierto que hay diferentes cosas que siempre se repiten y otras que pueden conducir a un cierto fracaso o éxito. Veamos lo que se debe y no se debe hacer en las entrevistas de trabajo:

 

Lo que se debe hacer

  • Mantén la calma, las manos visibles y asegúrate de que todo tu lenguaje corporal transmitan confianza en ti mismo. Cuando te presentas, estrecha la mano con firmeza, sonríe y mantén contacto visual.
  • ¡Estudia y recuerda los detalles de tu currículum y de tu experiencia profesional, sin aprenderlos de memoria! Prepara una lista de referencias, imprime y lleva contigo algunas copias de tu cv.
  • Haz hincapié en tus logros y en la importancia que tienen para el puesto de trabajo.
  • Presta atención a lo que dice el entrevistador y haz preguntas adecuadas (que demuestren tu interés).

 

 Lo que no se debe hacer 

  • ¡No llegues tarde! Esto es súper importante.
  • No te vistas de forma poco apropiada.
  • No muestres ni reveles tus debilidades, especialmente si nadie te lo pide.
  • No dejes de investigar, comprender la empresa, sus logros, su cultura, etc.

Recuerda mantener la calma, prepararte adecuadamente y practicar tus respuestas con anticipación. Seguir estas sencillas reglas te ayudará a superar tu miedo durante las entrevistas y te permitirá encontrar el trabajo de tus sueños.

Suscríbete a nuestra newsletter

Mantente al día de nuestras novedades