La multipotencialidad y el futuro del trabajo

Ante la pregunta ‘¿Qué quieres ser de mayor?’, los niños suelen responder alegremente citando diversas profesiones, sin embargo, a medida que crecemos y nos vemos obligados a tomar una decisión que puede determinar nuestro futuro, esta pregunta puede generar mucha ansiedad. La sociedad nos exige encontrar un campo que nos apasione y seguir esa carrera para toda la vida. Sin embargo, no todo el mundo tiene una vocación única que lo hace feliz. Existen personas que tienen demasiados intereses como para decidirse por uno solo. Personas que sienten curiosidad por un amplio abanico de temas y que no son capaces de elegir porque sienten que excluyen a todos los demás. Son personas multipotenciales.

¿Qué es la multipotencialidad? 

Multipotencial es el término usado en psicología para referirse a alguien que demuestra múltiples aptitudes en varias disciplinas distintas. Se asocia también a los polímatas, aquellos que alcanzan la excelencia multidisciplinar. El gran ejemplo de multipotencialidad es Leonardo da Vinci, un genio en ingeniería, medicina, ciencia, pintura…, el prototipo de ‘hombre del Renacimiento’ que todo lo hacía bien.

¿Cómo saber si eres una persona multipotencial?

¿Aún no tienes claro qué quieres ser de mayor? ¿Te cuesta tomar la decisión que determine tu vida porque quieres ser muchas cosas?  Si la respuesta es sí, puede que tengas un perfil multipotencial. Estas son 5 características que te ayudarán a identificarlo.

Tener que elegir supone renunciar

Elegir un itinerario, especializarse, obtener un primer empleo y desarrollar una carrera en ese ámbito durante los próximos 40 años. Es el patrón clásico. Pero no es un patrón que te hará feliz si eres una persona multipotencial, ya que tener que elegir te hará sentir que renuncias a cientos de posibilidades y oportunidades que podrían ser muy satisfactorias. 

No encajas ni te gusta encajar en una sola categoría

Te sientes opuesto al perfil del especialista, que se siente realizado siguiendo una carrera lineal, los multipotenciales son los que no encajan en una sola categoría y quieren poder encajar en todas.

Nunca pierdes la curiosidad

Como persona multipotencial necesitas estimulación constante, y para ello necesitas ser fiel a tu mayor instinto: la curiosidad. Las ganas de aprender, experimentar y descubrir te ayudan a mostrarte activo ante el cambio, y a estar al pie del cañón también en las situaciones de incertidumbre.

Ya no aprendo nada

Empezar en un nuevo trabajo supone un cúmulo de emociones, todas ellas positivas, nuevos aprendizajes, nuevos compañeros, nuevos retos… Sin embargo, a largo plazo y cuando el trabajo se hace monótono entras en un círculo vicioso en el que nada te parece suficiente, ya nada es divertido y sobre todo te ahogas pensando que no estás aprendiendo nada. A largo plazo pierdes la motivación y te planteas un cambio

El cambio, tú compañero de vida

Reinventarte y enfrentarte a nuevos retos te hace sentir vivo y satisfecho. Mientras el resto del mundo sufre por no saber qué pasará, a ti la vida te parece interesante  y motivadora, eres capaz de dar el paso, cambiar de trabajo o apostar por algo diferente en la vida. Eres una persona multipotencial. 

¿Aún no lo tienes claro? Te recomendamos ver esta charla TED ‘Por qué algunos no tenemos una verdadera vocación’.

¿Qué trabajos se adaptan mejor a la multipotencialidad?

Aunque tener el impulso de aprender cosas nuevas y dominar nuevas habilidades es una cualidad fantástica a la hora de buscar trabajo, la multipotencialidad puede ser una dificultad a la hora de encontrar empleo y encajar en un puesto muy especializado. 

Aunque existen puestos donde los perfiles multidisciplinares puedan brillar, hasta ahora no se le había dado el valor necesario a la multipotencialidad. Sin embargo, cada vez más, la versatilidad sí puntúa, especialmente cuando se trata de puestos directivos de grandes empresas o a la hora de liderar equipos. Si eres multipotencial debes saber que algunas carreras se prestan mejor a tus intereses, por ejemplo las que implican cierta autonomía. De hecho, muchos empresarios o autónomos  resultan ser multipotenciales. Dirigir un negocio, una startup o una pequeña organización requiere un conocimiento práctico de múltiples áreas: marketing, creación de productos, redes sociales, atención al cliente, etc. ¿Eres emprendedor? ¡Seguramente también eres multipotencial!

 El futuro del trabajo mira hacia la multipotencialidad 

En el mundo laboral aún persiste la idea de que la hiperespecialización en nichos de conocimiento concretos es lo mejor valorado; sin embargo, todo parece indicar que ahora el sector tiende a buscar personas con un perfil multipotencial. ¿Por qué?

Como consecuencia de la digitalización acelerada, las empresas han tenido que apostar por perfiles tecnológicos e innovadores capaces de adaptarse, de ser versátiles y flexibles. Esto ha reforzado la importancia de tener varios talentos, por lo tanto se engrandece la figura del polímata, profesionales que aúnan conocimientos humanísticos, empresariales y tecnológicos, que son capaces de ofrecer una visión global y distintiva que permita a los negocios ir un paso más allá. 

Suscríbete a nuestra newsletter

Mantente al día de nuestras novedades