El ecosistema de innovación explicado

 

Granstrand y Holgersson definen un ecosistema de innovación como «un conjunto en evolución de temas, actividades y herramientas, instituciones y relaciones relevantes para el desempeño innovador de un tema o un conjunto de temas».

Lo que queda claro de esta concisa definición es que un ecosistema de innovación es un concepto complejo: involucra no solo a una sola empresa o actividad, sino a un sistema de relaciones entre sujetos y entidades, cuyo resultado no es un solo producto, sino toda una actividad.

Esto debería ser obvio cuando pensamos en la definición de un sistema, que no es solo un conjunto de componentes, sino también el conjunto de relaciones entre estos componentes.

Pero para entender qué es un ecosistema de innovación, tenemos que centrarnos en el concepto de innovación y distinguirlo del concepto de invención.

 

Innovación vs invención

Primero, mientras que la invención se refiere a un solo producto o servicio, la innovación es un proceso. Piensa en el iPod: el objeto «reproductor MP3» no fue inventado por Apple. Apple introdujo la innovación; ese es el sistema de valores que transmitían los iPods (Apple Music, Itunes, etc.). Es decir, la innovación no resulta en algo tangible (un producto) sino en algo más evanescente (una nueva forma de hacer algo, una actividad) y es siempre el resultado de un proceso.

Las invenciones son individualidades (cuando inventas algo, lo que produces es inmediatamente un prototipo) que contienen la innovación que quieres escalar.

No se puede decir que se ha innovado cuando se produce una sola unidad de algo. En ese momento lo que se está haciendo es buscar una forma de reproducir el invento o proceso a gran escala y distribuirlo a los clientes.

El proceso de reproducción de la invención es el corazón de un ecosistema de innovación. Una innovación es también algo que, a diferencia de una invención, debe seguir teniendo efecto y producir valor a lo largo de los años.

 

Innovación como sistema

Generalmente, un sistema se puede definir como un conjunto de componentes y un conjunto de relaciones entre estos componentes.

Un sistema dinámico transforma los insumos en resultados a través de las actividades que provienen de estos componentes o sujetos en su interacción con el entorno.

Cuando hablamos de un «ecosistema», inmediatamente pensamos en un bosque o en algún tipo de entorno natural donde interactúan diferentes formas de vida para encontrar su sustento.

De hecho, el concepto de ecosistema es más sofisticado y se refiere a la conexión de subsistemas, vivos o no, y su interacción como subsistemas, a través de ciclos nutricionales y flujos de energía.

Así, cuando consideramos un ecosistema, el elemento más importante de ese concepto es justo la interacción: la interacción y las relaciones entre los componentes de los ecosistemas.

Al considerar la innovación como un sistema, estamos considerando no solo el resultado (innovación), sino todo el contexto que permite el logro de este resultado.

En esta forma de pensar, la innovación produce valor y este resultado se logra a través de un proceso constante hecho posible solo como resultado del ecosistema del que se origina.

 

El ecosistema de innovación

Acabamos de definir la innovación como un proceso mediante el cual se produce algo nuevo, algo que representa un valor.

Un ecosistema es un sistema dinámico dentro del cual diferentes componentes (actores) interactúan (en competencia o colaboración) en el contexto de un entorno y de manera sostenible.

Por tanto, un ecosistema de innovación es un sistema que produce innovación de forma renovable y sostenible a través de la interacción de sus elementos.

Es el conjunto de sujetos, actividades y herramientas, junto con sus relaciones, que hacen posible la innovación para un actor o un conjunto de actores.

Para aclarar el concepto, pensemos en la estrategia de Apple con el ipod y luego con el iphone.

Apple no controlaba el mercado solo con sus propios dispositivos: mientras controlaba rígidamente el hardware, logró construir un ecosistema completo de proveedores de contenido y aplicaciones, con una combinación equilibrada de competencia y colaboración entre los diversos actores y en esta producción de valor para todos los elementos.

Un ecosistema de innovación, en esta perspectiva, es un sistema que produce valor a través de la innovación constante para todos sus actores (que pueden ser institutos de investigación, incubadoras, inversores, gobierno, empresas y organizaciones, profesionales, etc.).

Suscríbete a nuestra newsletter

Mantente al día de nuestras novedades