¿Por qué deberíamos hablar de dinero en el trabajo y mejorar nuestra inteligencia financiera?

A pesar de la pandemia mundial y sus consecuencias, los ricos siguieron enriqueciéndose un 17% en 2020, según Forbes. Sin embargo, en el otro lado de la balanza, para las clases medias y bajas, el tema del dinero sigue siendo tabú. 

Según un estudio de la CNMV, los españoles sacan un seis sobre diez en competencias de finanzas. Este informe pone de manifiesto que en nuestro país aún hay un largo camino por recorrer hasta normalizar la educación financiera y acabar con los tabús relacionados con el dinero y el crédito. Según datos de un estudio llevado a cabo por Younited, plataforma de crédito online líder en Europa Continental, el 51% de los españoles opina que el dinero es un tema privado sobre el que prefiere no hablar abiertamente, y hasta un 5% manifiesta sentirse avergonzado con estos temas.

El tabú del dinero, ¿por qué sigue existiendo?

Este tabú alrededor del dinero y su gestión suponen un obstáculo a la hora de conocer y normalizar algunas herramientas básicas que nos permitan gozar de una buena salud financiera, como pueden ser el crédito y el préstamo. La falta de conocimientos en el ámbito financiero puede llevarnos a la pérdida de fondos, a endeudarnos y a sufrir problemas psicológicos y emocionales derivados del mismo estrés. 

Promover una comunicación clara, responsable y transparente sobre productos financieros es una actitud básica y fundamental para que los usuarios aprendan a gestionar su dinero y entiendan bien los productos que contratan. Recuerda que es muy importante contar con un colchón de ahorro para imprevistos, mantenerlo es una parte clave de nuestra salud financiera y mental.

¿Por qué deberíamos hablar de dinero en el trabajo?

Como demuestra el estudio anterior, hablar de dinero en el entorno laboral aún es un tema tabú. Sin embargo, son muchos los expertos que afirman que hablar de dinero en el trabajo tiene muchas más ventajas que riesgos:

– Para tomar mejores decisiones laborales

Por ejemplo, si quieres pedir un aumento de sueldo y sabes cuánto ganan tus compañeros, tendrás más poder para pedir lo que crees que te pertenece.

– Para ayudar a eliminar desigualdades

Cuando la lista de salarios es pública, es mucho más difícil que haya disparidades importantes entre personas que hacen un trabajo similar. En consecuencia, favorece a la eliminación de la brecha de género y evita la discriminación en el lugar de trabajo.

– Para ir más seguro a una entrevista de trabajo

Si antes de acudir a una entrevista, ya supiéramos lo que todo el mundo gana en la empresa y lo que nosotros vamos a ganar,  tendríamos muchas más armas para reclamar lo que es justo.

5 consejos para trabajar tu inteligencia financiera

Según Robert Kiyosaki, en su libro ‘Padre rico, padre pobre’, “el activo más poderoso con el que contamos es nuestra mente”, por lo tanto debemos educarla y ayudarla a mejorar su inteligencia financiera.

Tener una radiografía de tus finanzas personales y tus objetivos, te ayudarán a trazar una estrategia financiera correcta y eficaz. Si quieres mejorar en ese campo, aquí tienes algunos consejos que te pueden ayudar a ver el dinero desde una nueva perspectiva. 

La inflación del estilo de vida

Si has recibido algún aumento de sueldo recientemente, seguramente has notado que dicho aumento no te está permitiendo ahorrar más. Al contrario, ha hecho aumentar tus gastos. Esto se conoce como inflación del estilo de vida. Consiste en gastar más de lo que necesitas porque tienes más dinero a tu disposición. Al aumentar tu poder adquisitivo, aumenta también tu exposición a cosas que antes no conocías ni deseabas.

No gastes más de lo necesario para mantener un estilo de vida que no te hará más feliz.

“Más dinero a menudo no resolverá el problema; de hecho, puede en realidad hacerlo más grave. El dinero hace evidentes nuestras fallas humanas. El dinero arroja luz en aquello que no conocemos”, Robert Kiyosaki.

Siempre hay algo nuevo que aprender sobre el dinero

Así es, aunque creas que lo sabes todo sobre finanzas, siempre hay algo nuevo que se puede aprender sobre el dinero. Aunque los principios siguen siendo los mismos, hay que saber que la aplicación puede ser diferente. Los principios son universales, pero su aplicación es contextual. Sigue aprendiendo sobre los diferentes contextos. 

Aprovechando la digitalización, tenemos al alcance de nuestra mano grandes cantidades de información económica y financiera. Si no eres fan de la lectura puedes aprovechar otras plataformas para formarte: ver vídeos en YouTube, leer artículos más cortos, seguir perfiles especializados en finanzas a través de redes sociales, etc.

Para empezar a usar tu inteligencia financiera no necesitas tener dinero

Si estás esperando a ser rico para poder ahorrar o invertir, probablemente nunca llegue ese momento. 

Siéntate y date tiempo para pensar en tu economía personal. Empieza a hacer números y a valorar diferentes opciones o posibilidades. Gran parte de las finanzas personales consisten en aplicar un buen criterio y sentido común. No es necesario ser rico o esperar a serlo para empezar a aplicar la inteligencia financiera.

La inteligencia financiera se desarrolla como cualquier otra habilidad, practicándola. Por lo tanto, independientemente del nivel de ingresos, el ahora es un buen momento para empezar. Piensa que el tiempo y el interés compuesto son tus mejores aliados para poner a trabajar tu dinero, sea el que sea. 

¿A qué estás esperando?

Encuentra tu motivación y olvídate del “no se puede”

Volviendo al libro de Kiyosaki: “La frase ‘no se puede’ convierte a la gente fuerte en débil, ciega a personas que pueden ver, entristece a la gente feliz, convierte a los valientes en cobardes, le quita a un genio su sagacidad, causa que la gente rica piense pobremente, y limita los logros de esa gran persona que vive dentro de todos nosotros”.

Construye una motivación y trabájala con disciplina. Empieza con poco y ve aumentando tu tolerancia al riesgo mientras aprendes de tus logros y fracasos.

Intenta alejarte del sentimiento de codicia, puede hacerte ganar mucho dinero, pero también puede hacerte perder mucho dinero. La codicia a veces puede impedirnos ser objetivos a la hora de tomar una decisión financiera.

¿Conoces el frugalismo?

Kiyosaki no pone el enfoque en la cantidad de dinero que ganas, sino la cantidad de dinero que conservas, lo mucho que te sirve para disfrutar y cuántas generaciones perdura. Hacerse rico por el mero hecho de enriquecerse no es una buena motivación para tu inteligencia financiera. El impulso que nos lleva a ganar dinero debería ser el hecho de poder disfrutarlo. Recuerda que la inteligencia financiera no es el objetivo, sino una herramienta para conseguir la libertad financiera, y por tanto, para ser más felices.

La ideología del frugalismo se asienta en algún punto entre el rechazo del consumismo, el contexto de la hiperconexión y la degradación de la salud mental en el trabajo. Defiende la búsqueda de una ecología social, es decir, la implementación de una sociedad moral, descentralizada, solidaria y guiada por la razón, así como una relación sana, divertida y estable con el trabajo.

¿Alguna vez has pensado en dejar de trabajar con 35 o 40 años?

Seguramente sí. Pero conseguir una jubilación precoz requiere una sólida organización y planificación, tanto en planes de ahorro como de inversión. Alejarte del mundo laboral a una temprana edad, olvidarte del reloj, de los horarios y de tus jefes puede ser muy positivo siempre que tengas claros tus deseos y qué otras actividades pueden seguir dando sentido a tu vida. 

Suscríbete a nuestra newsletter

Mantente al día de nuestras novedades