Redes sociales: ¿hay algunas mejores que otras según mi objetivo?

No estar en redes sociales hoy en día es sinónimo de no existir. Sin embargo, estar mal en las redes sociales puede llegar a ser igual de inefectivo que no contar un perfil, ya que cada una de ellas tiene una naturaleza, un público, un lenguaje y, en definitiva, un método que le hace diferente del resto y que hay que conocer para dar en la clave.

Usadas de forma correcta, son un altavoz superpotente, con una capacidad de apelación prácticamente mundial. Dominar algunas nociones sobre este universo social es fundamental para acertar y que tus mensajes sean superpotentes, con un esfuerzo realmente asequible. No obstante, abordar la misma estrategia en todas las redes y no adaptar cada comunicación a su idiosincrasia puede hacer que tus mensajes se pierdan en el ciberespacio

¿Cómo evitarlo? Nadie mejor que tú conoce tu negocio, pero con estas pequeñas pinceladas acerca del mundo social media vas a poder poner en orden mucho de lo que ahora parece el caos.

El primer paso es a veces el más difícil

Pocos profesionales cuestionan ya la eficacia de estar presentes en el mundo digital y, sin embargo, todos apuntan a una dificultad común: la de poner en marcha su estrategia en redes sociales.

Como en muchos otros aspectos de la vida, empezar a rodar es una de las partes más difíciles a la hora de dar el salto a las redes. Para conseguir tus objetivos de marketing y poder avanzar en el camino correcto, antes de empezar, lo más importante es que des estos primeros pasos.

Define tus metas

El principio pasa por definir qué quieres conseguir con tus redes sociales, ya que será esta decisión la que posteriormente determine qué redes sociales puedes usar.

Algunas de las metas más usuales son:

  • Llegar a una mayor audiencia de personas a las que les puede interesar lo que ofreces.
  • Conocer más a tus clientes, aprendiendo sobre sus necesidades, sus costumbres, sus deseos…
  • Mejorar la atención al cliente, ofreciendo un canal de comunicación sencillo y directo al que tus usuarios se pueden dirigir para contactarte.

Escoge dónde quieres estar

En el océano inmenso de redes sociales, lo primero es elegir cuáles se adaptan más a tu propósito. No se trata de estar en todas, sino de estar en las adecuadas; solo así, podrás optimizar el tiempo y el esfuerzo que les dedicas.

Tirando de clásicos: Facebook

Aunque ha vivido mejores momentos, la de Zuckerberg es, hasta ahora, la red social más grande, con casi 2 billones de usuarios al mes. En los últimos 10 años, se ha convertido en una parte más de nuestra vida cotidiana y más de la mitad de sus usuarios entran, al menos, una vez al día. Muchos vaticinan continuamente el fin de Facebook, pero lo cierto es que sigue siendo el punto de encuentro preferido de marcas y usuarios para multitud de diferentes acciones.

Esta red social icónica funciona muy bien para la generación de leads, ya que ofrece la posibilidad de realizar campañas de anuncios con un alto grado de personalización para apuntar a audiencias muy específicas. Sin embargo, si algo la hace especial es que Facebook es sin duda el lugar donde entablar relaciones con tus clientes: muestra el lado más humano de tu marca y haz que tu audiencia se convierta en verdaderos followers que elijan por razones que trascienden tu producto o servicio.

Quizá no te sea útil si…

… el sector de tu negocio está notablemente masificado, ya que en Facebook, al ser la red social, hasta ahora, más utilizada, hacerse un lugar verdaderamente visible está muy competido.

Twitter, para los mensajes más claros

La del pajarito es un lugar de inmediatez y acontecimientos a tiempo real. Cada mes se conectan más de 330 millones de usuarios, de los cuales, 100 lo hacen a diario. La mayoría lo utilizan como un potente motor de búsqueda para informarse de la actualidad sobre temas concretos, a través de hashtags, aunque también para contactar con sus marcas de forma rápida y sencilla.

A diferencia de otras redes sociales, en Twitter funciona mejor la imagen que el vídeo, aunque el texto sigue siendo el rey.

Olvídate de Twitter si…

Si el contenido sobre tu negocio que quieres difundir es de tipo editoral, largo y de lectura más “reposada”.

LinkedIn, la red de los profesionales

Con más 700 millones de usuarios en el mundo, LinkedIn nació más orientada a un entorno profesional que el resto de las redes sociales. Por ello, sus usuarios tienen un perfil sociodemográfico diferente al de Twitter y Facebook, algo mayor: la mayoría suele tener entre 30 y 49, al contrario que las demás, que encuentran el grueso de su agencia en personas menores de 30 años.

Es habitual encontrar contenido de tipo editorial, más divulgativo que sus competidoras para crear imagen de marca y autoridad e, incluso, generar leads en conversaciones.

Puede que no sea para tu negocio si…

… tu empresa es B2C. Suele decirse que LinkedIn es para aquellas empresas B2B que quieren entablar relaciones con otras empresas. Sin embargo, esto cada vez es menos cierto y el B2C puede tener cabida igualmente, si el contenido que produces es bueno.

Instagram, aspirando a más

Esta red social de fotografía recoge el lado más bonito e inspirador de sus usuarios. Tanto en imagen como en vídeo, Instagram permite, a través de un sencillo funcionamiento de scroll, swipe left/right y double tap, navegar entre los posts de sus usuarios. Con un contenido altamente visual, Instagram permite realizar un gran impacto de apenas un vistazo. Además, los anuncios en sus stories son altamente efectivos si se hacen atractivos, con un vídeo y un montaje y un storytelling potente.

Adiós a Instagram si…

… si tu audiencia es muy, pero que muy senior, ya que Instagram suele tener usuarios jóvenes. Solo un 13% de mayores de 45 años tiene cuenta en Instagram.

YouTube: en el vídeo está el secreto

YouTube es el segundo motor de búsqueda más utilizado después de Google. En Estados Unidos, de hecho, YouTube tiene una audiencia mucho mayor que la televisión por cable, por lo que muchas empresas optan por publicitarse en la red social del vídeo antes que en los anuncios tradicionales. Y es que cualquier marca puede hacer buen video marketing, sin necesidad de un gran despliegue o una inversión importante. 

No utilices YouTube si…

… si no vas a poder hacer un estudio de búsquedas para posicionar tu vídeo en función de las palabras clave que definan tu negocio y por las que tus usuarios puedan llegar a ti. Como ya hemos adelantado, YouTube es un motor de búsqueda, por lo que, si no indexas de forma correcta, estarás lanzando un mensaje al vacío.

Tik Tok, el último en llegar

Se trata de la aparición más reciente. Con un contenido y funcionamiento expresamente diseñados para jóvenes, Tik Tok para empresas aún tiene mucho por explorar. Pero esto no significa que no puedas tener presencia en la red social de los challenges, sino que tienes que afinar más que nunca.

Con 800 millones de usuarios activos, casi la mitad (46%) tienen menos de 24 años, por lo que la audiencia mundial es eminentemente adolescente. Sin embargo, su diseño ha hecho que muchas empresas se hayan lanzado a la aventura. Si Twitter es la comunidad del micromensaje, Tik Tok lo es del microvídeo, ya que los más exitosos son los contenidos de unos 15 segundos. Además, si sabes que tu buyer persona está en esta red social, puede ser muy interesante que hagas alguna campaña de marketing de influencers, ya que aquí están en su salsa.

Despídete de Tik Tok si…

…. si sospechas que tu audiencia no está en esta red social tan segmentada.

Estar o no estar, esa es la cuestión… ¿o no?

En Talent Garden, hemos creado una comunidad para compartir lo último en tecnología e innovación. Queremos ayudarte a entender las necesidades reales del mercado laboral actual y que no estés sol@ en las andaduras de tu empresa. Si quieres saber más, no dudes en contactar con nosotros. Te esperamos, por supuesto, en Facebook, Twitter, LinkedIn e Instagram

Suscríbete a nuestra newsletter

Mantente al día de nuestras novedades