Qué es coworking: ventajas, desventajas y cómo funciona

espacio de coworking

¿Qué es coworking?

Coworking. Seguro que últimamente has escuchado mucho esta palabra, pero…¿sabes qué es el coworking realmente?

El coworking no es otra cosa que compartir un espacio de trabajo con otros profesionales independientes que tienen sus propios proyectos (autónomos, trabajadores en remoto, startups o pymes), pero con la posibilidad de crear sinergias y establecer colaboraciones. Y esto último es lo que realmente define el coworking: la comunidad. En los espacios de coworking hay un gestor o community builder que trabaja para crear un ambiente de confianza y que los miembros se conozcan mejor entre sí. El coworking es, por lo tanto, una evolución del trabajo colaborativo.

Actualmente estamos viviendo un auténtico boom de los espacios de coworking. El auge del emprendimiento, el teletrabajo y la deslocalización han contribuido a ello. Para todos estos profesionales que necesitan poco más que un ordenador y conexión a internet para trabajar, el coworking es una muy buena opción. Especialmente para los del sector digital y tecnológico, ya que, al fin y al cabo, están trabajando en construir un futuro digital.

Según el informe de Global Coworking Survey a finales de 2019 ya había más de 22.000 espacios de coworking en todo el mundo. Y no son todos iguales. Los hay pequeños, otros que ocupan edificios enteros, algunos con comunidades muy variopintas y otros especializados en sectores concretos, como Talent Garden, que se orienta a emprendedores tecnológicos y digitales.

Ahora que ya está claro qué es el coworking, veamos cuáles son sus ventajas e inconvenientes. Así podrás valorar si es una buena opción para ti o para tu startup. Después de todo, encontrar un espacio adecuado para trabajar es una de las preocupaciones que suelen compartir los emprendedores.

 

escoger un lugar de trabajo

Ventajas del coworking

Formar parte de una comunidad

En un espacio de coworking te rodearás de autónomos y empresas de reciente creación. Compartir un lugar de trabajo con ellos, te permitirá relacionarte con otros emprendedores que están expuestos a los mismos desafíos que tú. Esto te hará sentir más respaldado. En el sector tecnológico, en el que es necesario estar siempre al día, adquirir nuevos conocimientos y descubrir estrategias de mejora para el negocio, esto supone una gran ventaja. Un espacio de trabajo colaborativo te abrirá las puertas a nuevas ideas y modos de trabajo.

Hacer networking efectivo

Uno de los principales atractivos de alquilar un espacio de coworking es poder generar contactos para futuras colaboraciones. Tener cerca a profesionales con diferentes capacidades y especialidades, dentro de un ambiente positivo de colaboración, facilita la creación de conexiones. Podrás compartir ideas e inquietudes con ellos. Pero también proyectos. Y no solo eso, es posible que con estas alianzas y dando a conocer tu trabajo, llegues a nuevos clientes, socios o inversores, y puedas expandirte mucho más rápidamente.

Ahorrar costes para tu negocio

Tener tu lugar de trabajo en un coworking representa una ventaja económica frente a hacerlo en oficinas tradicionales. Podrás tener las mismas prestaciones a un precio mucho más bajo. El ahorro medio es de entre el 20%-40% teniendo en cuenta el alquiler del espacio, mobiliario, luz, agua, conexión a internet, etc. No solo no pagarás  el coste completo de estos servicios, sino que, además, no tendrás que ocuparte de su gestión para contratarlos o si surge algún contratiempo. En el espacio de coworking, los gestores se ocuparán de hacerlo por ti. Por último, también tendrás servicios añadidos como video-vigilancia, recepción de correo y paquetería o domiciliación de tu dirección de trabajo.

Mejorar tu escalabilidad

En el momento de establecer un espacio de oficina, uno de los factores que más suele preocuparnos es la incertidumbre. Como emprendedores, no sabemos cuánto espacio necesitaremos si nuestra startup crece, ni cuánto tiempo va a pasar hasta que podamos ampliar nuestro equipo. Esta incertidumbre es más fácil de controlar desde un espacio de coworking, ya que en caso de que la empresa crezca o haya cambios en la plantilla, no será necesario mudarse de oficina, sino simplemente alquilar una nueva mesa fija o flexible.

Tener más flexibilidad

Cuando estás iniciando tu proyecto como startup o autónomo, probablemente necesites dedicarle muchas horas… Un coworking te permite una gran libertad horaria, ya que aunque la mayoría tienen un horario comercial, como miembro, te permiten acceder al espacio de trabajo las 24 horas del día, incluidos los fines de semana. Así puedes trabajar cuando más te convenga para aprovechar tus momentos de mayor productividad, o para comunicarte con colaboradores y clientes que se encuentren en países con franjas horarias diferentes a la tuya.

Por otro lado está la flexibilidad del contrato por el alquiler del espacio. El compromiso suele ser de 1 o 2 meses y no te tiene atado a un mismo lugar a menos que quieras quedarte porque te sientes súper a gusto en él.

Ampliar tu formación

La mayoría de espacios de coworking ofrecen talleres, cursos de formación y actividades en comunidad para fortalecer los vínculos entre coworkers y ayudarles a explotar su talento. Además, muchas de estas charlas y mentorías son gratuitas. La ventaja de todo ello es que podrás potenciar las áreas de conocimiento que más necesites, presentar tus propuestas o incluso descubrir recursos nuevos que no te habías planteado.

Separar el trabajo de la vida personal

Uno de los mayores problemas con los que se suelen encontrar los trabajadores independientes es la dificultad para separar el trabajo de la vida personal. Gracias a los espacios de coworking, podrás crear más fácilmente una rutina laboral, fijarte un horario de trabajo y conseguir una mayor disciplina. Evitarás las distracciones y obligaciones que sueles tener en casa, separando completamente las tareas domésticas y familiares de las profesionales. Cuando llegas a una oficina compartida, lo único que tienes que hacer es trabajar.

Mejorar tu productividad

El ambiente de un coworking fomenta la productividad, ya que estás rodeado de personas que cada día trabajan en sus propios proyectos con mucha motivación y ves cómo van avanzando. El trabajar dentro de una comunidad nos aporta nuevas ideas, nos inspira y hace que seamos más creativos. Todo esto contribuye a un mayor bienestar personal, lo que a su vez, significa un mayor rendimiento.

 

networking en oficina compartida

Transmitir una imagen más profesional

Trabajar en un coworking en lugar de hacerlo en casa, te permite enfocar tu negocio de una forma más profesional. Especialmente cuando se trata de reunirte con clientes, colaboradores o proveedores. Quedar en un bar o una cafetería está bien para los amigos, pero no transmite una buena imagen de tu negocio. El coworking te ofrece un espacio de trabajo con salas de reuniones y espacios para hacer presentaciones equipados con todos los elementos necesarios.

Dejar de trabajar en pijama

Si llevas un tiempo siendo autónomo y trabajando desde casa, te habrás dado cuenta de que muchos días se te pasa la mañana y aún sigues en pijama. Sí, el pijama es muy cómodo pero al final del día no ayuda en absoluto a que te sientas mejor, ni a que tu mente distinga claramente entre el tiempo de trabajo y el tiempo de descanso. Un factor que a veces descuidamos, pero que a nivel psicológico tiene mucha importancia para mejorar nuestra motivación y organizar mejor nuestros horarios.

Valorar mejor tu trabajo

Formar parte de una comunidad, te permitirá estar en contacto con empresas y profesionales de diferentes sectores. Conocer la importancia de las diferentes tareas que desempeña cada uno de ellos, también te ayudará a valorar mejor tu trabajo, porque te darás cuenta de que tareas que a ti te pueden parecer sencillas, son complicadas para los demás. No todo el mundo es capaz de programar, diseñar, desarrollar una estrategia de marketing o realizar una buena labor como comercial. Distinguir estos rasgos en tus coworkers, te enseñará a que aprecies mejor tus propias cualidades profesionales y soft skills. Todo ello contribuirá a que te sientas más empoderado como emprendedor.

Proporcionar una buena ubicación a tu empresa

La ubicación de tu oficina forma parte de la marca, por lo que tenerla en una buena localización es importante. Por ejemplo, si tienes una startup tecnológica, probablemente te interese tenerla en una zona estratégica de innovación, como el 22@ de Barcelona. O puede que quieras que esté en la zona de negocios más relevante de la ciudad. Bien. Eso te posicionará ante tus clientes y transmitirá una sensación distinta que si tienes tu lugar de trabajo en casa o en un barrio periférico. Los espacios de coworking suelen estar situados en zonas relevantes y, como comentábamos antes, su coste es mucho menor que si montas tu propia oficina.

Desventajas del coworking

Requiere invertir dinero

Está claro que alquilar tu espacio de trabajo en una oficina compartida sale mucho más rentable que alquilar una oficina por tu cuenta, tanto si lo que quieres es un despacho privado para tu equipo como una simple mesa. Sin embargo, sigue siendo un coste mensual. Si llevas poco tiempo trabajando por tu cuenta o tu startup todavía no está preparada para invertir en un espacio, es evidente que trabajar desde casa, en una biblioteca o en una cafetería, te saldrá mucho más barato.

Perder tiempo en desplazamientos

Cuando trabajas en casa, tal y como sales de la cama, te lavas la cara, te tomas un café y ya estás listo para ponerte delante del ordenador. No pierdes ni un minuto en desplazamientos, cosa que sí harás si vas a trabajar a cualquier otro lado. En este sentido, es importante que cuando escojas un espacio de coworking tengas presente dónde está ubicado. Lo ideal es que esté cerca de tu casa para poder ir caminando o en bici, o que tenga una buena combinación en transporte público.

Emplear tiempo en conversaciones

Si tienes tu lugar de trabajo en un coworking, seguramente invertirás una buena parte de tu tiempo socializando y hablando con otros compañeros. Así que será más complicado que te pases ocho horas trabajando del tirón. Hay quien se encuentra a gusto trabajando en solitario y puede considerar esto una pérdida de tiempo. Para otros, estas conversaciones en inicio banales, pueden ser muy valiosas para compartir ideas, crear nuevas conexiones profesionales o, simplemente, hacer amigos.

Puede generar distracciones

A veces, concentrarse en espacios abiertos, puede resultar complicado. El trasiego de personas, una conversación en voz baja entre varios coworkers, una llamada de teléfono, la puerta que se abre,… En un coworking hay una mayor diversidad de estímulos a tu alrededor, lo mismo que en una gran oficina corporativa, y estos pueden ser factores de distracción para quienes necesitan mucho silencio para trabajar. Una solución puede ser usar cascos, te pongas música o no, para aislarte del resto y evitar que otros inicien una conversación contigo.

La falta de privacidad

A veces en los coworking, al tratarse de espacios de trabajo compartidos, puedes tener la sensación de que no hay privacidad alguna. Esto se nota, por ejemplo, cuando quieres hacer una llamada telefónica para tratar temas confidenciales y a tu alrededor hay un silencio de concentración absoluto. No temas. Por lo general, en todos los coworking hay salas de reuniones o zonas habilitadas para poder llamar con comodidad o tener conversaciones privadas. En muchos, también ofrecen despachos privados que puedes alquilar si los prefieres a las zonas de trabajo abiertas.

Los cambios constantes

Los coworkings pueden ser espacios muy variables. Tus coworkers irán cambiando más o menos a menudo, ya que eso está en la propia esencia del coworking y muchos de ellos serán nómadas digitales o necesitarán moverse a otras ubicaciones para ampliar su negocio. Si, además, no tienes contratado un puesto fijo, también irá cambiando la mesa en la que te sientas cada día. Si no te gustan los cambios quizá esto te haga sentir incómodo. Si eres de los que abrazan cada cambio y lo viven como una oportunidad, no es algo que debiera preocuparte.

 

trabajo colaborativo

¿Es un coworking el lugar de trabajo adecuado para ti?

Para la mayoría de emprendedores, la membresía de un coworking tiene un precio razonable por el valor que aporta. Especialmente si te hallas en ese punto en el que ya llevas un tiempo trabajando en tu proyecto, pero sientes que está estancado o que le falta un empujón para arrancar. Formar parte de una comunidad te ayudará a conseguirlo.

Para ello, necesitas encontrar el espacio de coworking adecuado para tu negocio. No todos son iguales. Pero si das con el espacio idóneo que ayude a tu negocio a crecer, todas las desventajas en las que puedas pensar, desaparecerán. Tener a una comunidad de profesionales innovadores a tu alrededor y todas las comodidades que necesitas en una oficina para trabajar, es una magnífica inversión para el éxito de tu empresa.

¡Conoce nuestros Campus de Talent Garden en Madrid y Barcelona y comienza una nueva aventura! Reserva tu visita aquí.

Suscríbete a nuestra newsletter

Mantente al día de nuestras novedades