Ciberseguridad: Objetivo Startups

Las Pymes y Startups se han convertido en el nuevo objetivo de los ciberdelincuentes. Cualquier negocio ya se encuentra mínimamente digitalizado y aunque parezca que la información no interesa a los atacantes, los datos demuestran todo lo contrario: el 43 % de los ciberataques con que lidia a diario el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) son contra pymes.

En el marco del Día Internacional de la Ciberseguridad, y en el actual escenario de transformación digital, te contamos la importancia de que cuentes con medidas de seguridad específicas que te permitan proteger tu proyecto de los malhechores.  

¿Qué es un ciberataque y qué consecuencias tiene?

Un ciberataque es un conjunto de acciones ofensivas contra sistemas de información como son bases de datos, redes informáticas, información bancaria, tarjetas de los clientes, etc. con el objetivo de alterar, sustraer, dañar o destruir.

El error más común de las empresas es pensar que su información no es valiosa y por ello, nunca sufrirán un ciberataque. Sin embargo, lo cierto es que la información sobre los clientes o la metodología de trabajo pueden ser muy importantes, hasta convertirse en un puente para que los ciberdelincuentes accedan a grandes empresas. 

Solemos creer que construir fuertes barreras informáticas es caro, aunque la realidad es bien distinta: en términos económicos, es mucho peor ser víctima de un ciberataque, y es un coste que es aún más elevado para una Startup. Se estima que las facturas generadas por estos ataques pueden superar los 35.000 euros y suponer el cierre de muchas de estas empresas. 

En caso de sufrir alguno de estos ataques, no solo es complicado reponerse al coste dinerario, sino que también está en juego el coste directo que estos ataques suponen para la confianza de tus clientes. En este sentido, tienes que considerar que un ciberataque puede comprometer la información de terceros y que, en caso de incidente, quizá tendrías que informarles del ataque, con lo que eso conlleva para la reputación de tu empresa. 

Una gran parte de nuestra información se encuentra en la red, tanto la personal, como la empresarial. Con la transición al teletrabajo, el uso que hacemos de los dispositivos con los que accedemos a nuestra información cambia, hasta el punto en el que pueda haber varios miembros de la unidad familiar que trabajen con el mismo, incluidos los más pequeños de la casa. Esta situación hace que incremente el riesgo de que se produzca un fallo en la seguridad y, por tanto, se comprometa la información, tanto empresarial como personal.

¿Qué tipos de ciberamenazas existen?

Cualquier resquicio o brecha de seguridad es suficiente para que los ciberdelincuentes lleven a cabo sus ataques. La bandeja de entrada del email es una de sus mayores bazas, pero familiarízate con estas otras formas, también muy frecuentes:

Malware

El malware se trata de un sotfware, o programa, malicioso instalado en los equipos informáticos o en la red. Es uno de los ‘modus operandis’ más utilizados para engañar a los usuarios, tan solo haciendo click en una ventana emergente o conectando un USB infectado, pueden interrumpir el buen funcionamiento de un ordenador y obtener información confidencial. 

Phishing

Un ataque basado en los correos electrónicos para captar información comprometedora o facilitar la descarga de un malware.

El método más usado del 2020, con un aumento del 36% respecto al año anterior. La crisis del coronavirus ha provocado el movimiento de informaciones en masa, muchas de ellas situadas en correos electrónicos que dirigen a webs falsas creadas por ciberdelincuentes. 

Ransomware

Se trata de una de las principales ciberamenazas de la actualidad, diariamente ocurren más de 4.000 ataques de este tipo, y las Pymes y Startups son el blanco perfecto. Consiste en la encriptación de datos de un sistema, infecta y bloquea la información para eliminar el control de la empresa sobre sus datos. Posteriormente el atacante demanda una recompensa para desbloquear el equipo.

Troyano 

Una de las amenazas más conocidas por su mítico nombre, procedente del Caballo de Troya. Y tal y como ocurre en el relato más conocido de la antigua Troya, se trata de un tipo de malware que entra a un sistema con la apariencia de un software normal, pero pueden llegar a tomar control de un sistema.

Brechas de seguridad

Se trata de un robo de datos, generalmente motivado por el espionaje o para el robo financiero y posterior ganancia económica. 

¿Qué puede hacer una startup para protegerse de un ciberataque?

La prevención de estos ataques es fundamental y empieza por preparar a las personas que trabajan en tu empresa. La concienciación en materia de seguridad es imprescindible para cualquier compañía, desde directivos hasta el último empleado, y es muy importante tomar conciencia de los riesgos que existen para no restarle importancia y actuar ante las sospechas. 

Formar a los empleados

Los empleados pueden hacer vulnerable a la empresa contra un ataque, dando acceso de forma inintencionada a los ciberdelincuentes. Por ello, la empresa debe invertir en formación y concienciación, creando un cortafuegos humano como primera barrera de seguridad.  

Algunas recomendaciones básicas para los empleados son:

  • Intentar trabajar en la nube.
  • Activar la doble autenticación, como puede ser un código al móvil además del usuario y la contraseña.
  • No abrir mails de remitentes desconocidos. Ni tu email personal en el dispositivo de trabajo.
  • Utilizar contraseñas fuertes.
  • No conectar un USB que no pertenezca a la empresa.
  • No dejar la sesión desbloqueada cuando no estás.
  • Mantener el equipo actualizado.
  • Cifrar la conexión entre el dispositivo de casa y el del trabajo.

Realizar evaluación de riesgos

El primer paso es ser consciente de cuáles son los puntos débiles en materia de seguridad y cuáles son las joyas de la corona de tu información empresarial. Y una vez se tengan las respuestas a estas preguntas, formular un plan para resolver las brechas en la seguridad.

Dónde y cómo están los datos, quién tiene acceso a ellos o cómo se accede a ellos, son algunas preguntas que pueden resultar útiles para identificar quién puede querer acceder a los datos y cómo puede tratar de conseguirlo.

Proteger los equipos de trabajo
La instalación de un antivirus y un firewall (o cortafuegos), no descuidar la actualización de los softwares, realizar copias de seguridad o la instalación de una VPN en los dispositivos móviles, son prácticas realmente útiles para proteger los equipos y cerrar brechas. 

Proteger los datos
Al igual que en la protección de los equipos, existen barreras básicas para la protección de datos como son: copias de seguridad, analizar las medidas de seguridad ha implementado nuestro servicio de datos en la nube (DropBox, Drive, SaaS…), proteger las contraseñas, establece permisos de acceso e identificación.

Protege tu proyecto

Es probable que nunca hayas pensado en tu empresa como un objetivo atractivo para los malos en Internet, pero lo cierto es que los ataques en la red han cobrado un enorme protagonismo en los últimos años, especialmente para Pymes y Startups. Los ciberdelitos, además, se multiplican en fechas marcadas en el calendario en las que se produce un elevado número de transacciones vía Internet, como en este mes de grandes eventos para el ecommerce, como son el Black Friday, el Cyber Monday o la Navidad.

Por ello, es necesario que valores la seguridad de tu proyecto. ¿Estás protegido frente a un ciberataque? 

¿Quieres leer más artículos relevantes para PYMEs y Startups? Estos puede que te interesen:
¿Necesito contratar un Growth Hacker en mi empresa?
– ¿Cómo se adaptarán las oficinas a la nueva normalidad?

Suscríbete a nuestra newsletter

Mantente al día de nuestras novedades