¿Cómo lograr un correcto equilibrio entre la vida privada y el trabajo?

La expresión «conciliación de la vida laboral y personal» indica la capacidad de lograr un equilibrio entre las dos esferas de la vida privada y laboral. Lograr la estabilidad nunca es fácil y es aún más arduo en este período de cambio (provocado por la pandemia de COVID19) durante el cual muchas personas han empezado a trabajar desde casa. En este artículo nos centraremos en la importancia de un equilibrio saludable entre la vida laboral y personal y en cómo gestionar las tareas de forma eficaz sin sentirse abrumado.

 

 La importancia del equilibrio entre el trabajo y la vida privada 

Esto siempre ha sido un tema importante, pero ahora, con la expansión del trabajo a domicilio, lo es aún más. Trabajando desde casa, sin barreras «físicas» para separar los dos mundos, la frontera entre el trabajo y la vida privada se ha vuelto más delgada. Por esta razón, se ha incrementado el tiempo dedicado a las tareas laborales, muchas veces en detrimento del bienestar individual.

Sin embargo, esto no es saludable, especialmente a nivel psicológico, ya que las horas de trabajo excesivas pueden provocar un aumento del estrés, ansiedad e incluso trastornos del sueño. Además, puedes sentirte más cansado y distraído, con niveles de concentración más bajos y, en consecuencia, ser menos eficiente en el trabajo.

Puede parecer una paradoja, pero trabajar horas extras durante un período de tiempo prolongado puede provocar una disminución de la productividad. El cansancio acumulado puede llevarte a trabajar más lento o a cometer errores, por falta de concentración, y por tanto a perder tiempo en corregirlos. Además, las disminuciones en el rendimiento laboral a menudo terminan siendo compensadas por un aumento adicional de las horas trabajadas, lo que conduce a un verdadero círculo vicioso. Por eso es tan importante equilibrar adecuadamente la vida privada y laboral.

 

 Equilibrio entre la vida laboral y personal de las mujeres 

En 2021, aún no se ha logrado la igualdad de género, no sólo en términos de tasas de empleo y niveles salariales, sino también en lo que respecta a las actividades domésticas, realizadas principalmente por mujeres. En consecuencia, a las mujeres les resulta mucho más difícil lograr un equilibrio correcto ya que, además de trabajar para la empresa, suelen gestionar muchas otras actividades en casa. Por otro lado, los tiempos ahora han cambiado. Las mujeres y los hombres trabajan el mismo número de horas y, en consecuencia, tienen derecho a compartir las cargas familiares por igual.

El primer paso es decir a tu pareja cuando sientes que tienes una mayor carga de trabajo y dividir las tareas de la manera más equitativa posible.

 

 Cómo lograr el equilibrio entre la vida personal y laboral 

Seguramente el equilibrio del que hablamos es subjetivo ya que poder organizar la vida privada y la laboral es un proceso estrictamente personal y en constante evolución. Puede cambiar en función de la edad y los objetivos a alcanzar. No obstante, podemos decir que se ha logrado un equilibrio positivo entre trabajo y vida privada cuando una persona se siente generalmente satisfecha con su vida sin sentir la necesidad de descuidar los objetivos profesionales. Veamos ahora algunos consejos sobre cómo mejorar el equilibrio entre el trabajo y la vida.

Una forma sencilla pero eficaz de evitar traspasar el horario laboral normal es elaborar una lista de tareas pendientes ordenadas por prioridad. De esta forma, si no puedes completar todas las tareas al final del día, puedes aplazar las tareas de menor prioridad para el día siguiente. Esta lista también debe incluir actividades relacionadas con el bienestar personal, deportes (útiles para deshacerse del estrés) y tiempo para tu familia y amigos, para reservar un tiempo todos los días para esto también.

Ahora que hemos visto cómo ganar más tiempo libre, el consejo es que lo utilices para cultivar tus pasiones. Hay los que aman correr en el parque, los que prefieren jugar al fútbol o leer un libro… Pase lo que pase, pero dedica tiempo a algo que te haga feliz.

Por supuesto, los empleadores deben desempeñar un papel importante, aplicando políticas de bienestar empresarial que reduzcan la frustración y fomenten la productividad. Un ejemplo sencillo es trabajar desde casa durante el encierro: ideal para permitir horarios de trabajo flexibles, pero no tiene que significar pasar más horas que antes trabajando. Trabajar desde casa significa ahorrar tiempo en el viaje, que en las ciudades congestionadas puede llevar hasta dos horas, pero este precioso tiempo tiene que ser protegido y los empleadores deben jugar un papel decisivo en esto.

La pandemia nos ha obligado a afrontar y realizar cambios importantes, especialmente en el ámbito laboral. Es posible encontrar un nuevo equilibrio. Para muchas personas, esto representa un cambio positivo y algo destinado a perdurar en el tiempo. Sin embargo, es importante cuidarse y lograr un estado de satisfacción profesional sin sacrificar relaciones ni pasiones. Este es el secreto del equilibrio entre el trabajo y la vida privada.

Suscríbete a nuestra newsletter

Mantente al día de nuestras novedades