Las 6 etapas en el proceso de Design Thinking

Las 6 etapas del proceso de pensamiento de diseño

El proceso de Design Thinking no es solo un término genérico que se refiere al proceso que lo lleva desde las primeras fases de ideación hasta un producto terminado. Es el nombre de una metodología específica, que fue concebida primero por David Kelley y Tim Brown de IDEO y luego sistematizada y formalizada, hasta que se convirtió en un modelo adoptado y enseñado en muchas escuelas de diseño. Por ejemplo, el  Máster de diseño UX de Talent Garden, que se articula en seis módulos y te enseña todos los fundamentos que necesitas para comenzar una carrera en UX.

Por sus características, la metodología de pensamiento de diseño es particularmente útil cuando se tiene un problema complejo y mal definido que necesita un replanteamiento centrado en el ser humano. El pensamiento de diseño es un proceso iterativo no lineal, cuyas etapas se superponen y no son necesariamente estrictamente secuenciales. Los equipos pueden adoptar esta metodología cuando necesiten fomentar la creatividad y la colaboración mientras se mantienen centrados en las necesidades del usuario. El proceso de pensamiento de diseño es de alguna manera una metodología “experimental”, en la que no debes tener miedo de probar nuevas ideas, herramientas o procesos, especialmente en las primeras etapas del flujo. En su formulación más reciente y conocida, el proceso de pensamiento de diseño se divide en 6 etapas:

 

  1. Empatizar: comprender profundamente a tus usuarios y sus necesidades.
  2. Definir: describir claramente los problemas identificados.
  3. Idear: dar rienda suelta a la creatividad y empezar a anotar ideas.
  4. Prototipar: crear unas posibles soluciones.
  5. Probar: consultar con los usuarios si lo que tienes en mente y lo que planeas ofrecer realmente responde a sus necesidades y expectativas.
  6. Implementar: desarrollar y lanzar.

Empatizar

En esta etapa, tu objetivo es obtener un conocimiento profundo de tus usuarios y sus necesidades. La empatía es el proceso a través del cual dejas a un lado tus necesidades, forma de pensar, suposiciones y te pones en su lugar. De manera similar, en el pensamiento de diseño, intenta comprender a las personas, sus necesidades emocionales y prácticas, la razón por la que se comportan de cierta manera, lo que es significativo para ellos. Así que en esta etapa tienes que consultar a expertos, observar mucho, sumergirte en el entorno de tus usuarios, sentir como ellos lo hacen y experimentar sus problemas e inquietudes así como comprender sus expectativas. Al final de este proceso, deberías haber obtenido mucha información útil que te guiará en los siguientes pasos.

 

Definir

En la primera etapa, reuniste mucha información que ahora debes procesar para eliminar los aspectos irrelevantes o redundantes. Luego debes elaborar la materia prima que tienes a mano, comenzar a hacer conexiones, analizar tus hallazgos y definir los problemas y necesidades centrales. Tu objetivo es definir una declaración de problema procesable que te guiará durante las siguientes etapas. Siempre tienes que mantener una actitud centrada en el ser humano, tratando de desarrollar un “punto de vista” que esté lo más cerca posible de las necesidades y sentimientos de tus usuarios objetivo.

 

Idear

Cuando tienes una idea, te concentras en encontrar soluciones para las preguntas relacionadas con la etapa de definición. Los conocimientos que obtuviste durante la etapa de definición son como desafíos que ahora debes enfrentar. La fase de ideación representa la transición de la identificación del problema a la creación de la solución, generando en el proceso la más amplia gama de ideas posible. Aquí puedes usar muchas y diferentes técnicas de ideación, desde la lluvia de ideas hasta la creación de prototipos (en realidad, construir algo puede ayudarte en el proceso de ideación), desde mapas mentales hasta dibujar. En esta etapa no debes juzgar, solo deja volar tu mente dando total libertad a tu imaginación.

 

Prototipar

Ahora tienes que empezar a seleccionar, de todas las ideas que generaste, las que tienen el mayor potencial. No te centres en una sola idea, sino identifica algunos criterios a adoptar al hacer una elección y selecciona dos o tres de las ideas más brillantes que podrían funcionar mejor que las otras de acuerdo con un cierto conjunto de criterios. Una vez realizada esta primera selección, el equipo de diseño debería entregar algunos prototipos rápidos y de baja resolución que de manera experimental e iterativa te ayuden a acercarte a la solución final. Cada prototipo debe responder a una pregunta, es una forma de probar tus posibles soluciones. Por lo tanto, un prototipo debe ser algo con lo que el usuario pueda interactuar, porque solo de esta manera obtendrás la información que necesitas. Esta es la etapa verdaderamente experimental: las ideas se examinan, prueban, aceptan, rechazan o modifican y luego se prueban nuevamente. Tu objetivo es terminar con la mejor solución posible.

 

Probar

Por supuesto, las pruebas y la creación de prototipos están estrictamente entrelazados. Durante el modo de prueba, puedes pedir a tus usuarios que te den su opinión sobre los prototipos (las soluciones) que has desarrollado, pero, al mismo tiempo, esta fase representa también una oportunidad para obtener más conocimientos sobre tus usuarios. Los resultados obtenidos en esta etapa se suelen utilizar para redefinir problemas y modificar y refinar los prototipos, en un proceso circular que finalmente debe terminar con la solución que funcione bien para esos usuarios en ese contexto. Recuerda que al realizar pruebas nunca debes decirle a la gente cómo utilizar el prototipo o qué hacer. Más bien, tienes que crear una experiencia para ellos y dejarles entender el prototipo, como si fueran usuarios reales en un contexto real.

 

Implementar

Esta es la etapa en la que finalmente tu solución se vuelve real y se lanza y prueba en el mercado real. Muchos diseños nunca llegarán a esta etapa. Si bien el diseño puede ser maravilloso, quizás no resolvió las necesidades del usuario de la forma esperada. O quizás regreses a la etapa de ideación para reelaborar tu idea. Aunque es posible que esta vez tu idea no se transforme en algo real, el proceso no es lineal, por lo que toma lo que aprendiste y empieza de nuevo.

Suscríbete a nuestra newsletter

Mantente al día de nuestras novedades