7 motivos por los que una startup tecnológica debería escoger un espacio de coworking

Ci spiace, ma questo articolo è disponibile soltanto in Spagnolo Europeo.

startup tecnologica

 

Detrás de las startups tecnológicas suele haber mentes inquietas, emprendedoras y con muchas ganas de innovar, tanto en I+D como en modelos de negocio. Pero arrancar una nueva empresa conlleva un gran esfuerzo, muchas horas de trabajo, planificación y una buena inversión de dinero.

 

¿Cuáles son las dificultades más comunes a las que se suele enfrentar una startup en sus fases iniciales?

El principal problema suele ser la financiación: conseguir capital suficiente para desarrollar el servicio o el producto, alquilar un espacio de trabajo, realizar el marketing… y asegurarse un flujo de ingresos.

Otras dificultades habituales son:

  •       Encontrar a las personas adecuadas para trabajar en el proyecto.
  •       Diseñar una buena estrategia de negocio y de marketing.
  •       Optimizar el uso del tiempo y los flujos de trabajo. Después de todo el día solo tiene 24 horas y hay mucho trabajo por hacer y muchas decisiones que tomar.
  •       Conocer bien a los competidores y el mercado para adaptarse rápidamente a los cambios.
  •       Escalar a un ritmo adecuado priorizando los aspectos que tengan más impacto.
  •       La falta de mentoría. Se puede tener una idea genial, pero la falta de experiencia o de conocimientos en algunas áreas puede dar al traste con ella. Por eso es importante contar con alguien de quien aprender y que ayude a tomar las grandes decisiones durante las fases iniciales. Según un estudio de Rhett Morris, de Endeavor Insight, el 33% de las startups tecnológicas que cuentan con un mentor de negocios, alcanzan el éxito en poco tiempo.

La buena noticia es que varias de estas dificultades iniciales, pueden solucionarse fácilmente empezando en un espacio de coworking. Especialmente todo lo que tiene que ver con los aspectos financieros y el conocer a las personas adecuadas.

 

El panorama actual de las startup tecnológicas en España

Hasta hace poco, en España, el grueso de las grandes startups españolas trabajaba en el comercio electrónico o los viajes, pero cada vez son más las que apuestan por la tecnología, la ciberseguridad, la inteligencia artificial y el big data.

Según la publicación EU Startups, España contaba en 2018 con 3.258 empresas tecnológicas en funcionamiento, y la tendencia sigue siendo al alza. Y los datos de The State of European Tech apuntan a que estas startups se sitúan en el cuarto lugar europeo en cuanto a recepción de inversiones. Un panorama alentador que, a nivel de ciudades, se concentra en Barcelona y en Madrid. En resumen: en España hay talento tecnológico y ganas de impulsarlo.

La mayoría de startups tecnológicas del país inician sus negocios dentro de un espacio de coworking. Hay varios motivos para ello, directamente relacionados con las dificultades iniciales que comentábamos antes. Veamos por qué una oficina compartida puede ser ventajosa tanto para arrancar como para hacer crecer tu startup.

 

¿Qué beneficios aporta un espacio de coworking a las startups tecnológicas?

coworking para startups tecnológicas

1. Un mejor entorno de trabajo

A menudo cuando hablamos de startups tecnológicas la gente se imagina oficinas de diseño con cristaleras interminables, futbolines y máquinas recreativas, como si fueran grandes multinacionales de Silicon Valley. Esta imagen suele distar mucho de la realidad de la mayoría de startups, especialmente cuando están en sus inicios. 

Una gran parte de emprendedores trabajan desde casa, pero en cuanto la startup empieza a crecer (y si realmente quieres tomártela en serio) el salón de tu piso no es la mejor oficina. Mucho menos el espacio ideal para reunirte con tus clientes.

Hacerte miembro de un coworking te permitirá tener acceso a un espacio de trabajo apropiado, en una oficina compartida con otros profesionales. Tendrás mesas en condiciones para tu equipo, salas de reuniones a tu disposición, fotocopiadora y una buena conexión a internet. En otras palabras, un espacio adecuado que te permita separar tu vida profesional de tu vida personal.

 

2. Reducción de costes

Para la mayoría de startups el coste y el compromiso de abrir una oficina propia es un riesgo y una responsabilidad demasiado grande para los inicios del negocio. Escoger un coworking como lugar de trabajo para tu startup te permitirá ahorrar muchos costes fijos. Varios estudios calculan que este ahorro está entorno al 60%.  

Tu cuota en un coworking no solo incluye el alquiler del espacio de oficina, incluye también la luz, la conexión a internet, la limpieza y el mantenimiento.

Un buen coworking cuenta con lo último en tecnología, salas de reuniones, cafetería, proyectores, climatización y todas las comodidades que necesitas como profesional. Lo mejor de todo es que no tendrás que preocuparte de gestionar los servicios e infraestructuras que te ofrece, por lo que podrás centrarte únicamente en tu trabajo y en tu negocio.

 

3. Rodearse de personas con intereses afines

Este fue el motivo del nacimiento de los primeros coworkings, a mediados de los noventa. El C-Base de Berlín, que se considera uno de los primeros modelos de espacios de coworking, nació como una asociación, con la idea de que su comunidad (orientada a la informática y la tecnología) pudiera trabajar bajo un mismo techo para generar sinergias. El concepto no ha cambiado mucho desde entonces. 

Para una startup tecnológica es importante rodearse de personas con ideas afines para poder establecer colaboraciones, compartir experiencias y ayudarse a crecer mutuamente. La comunidad de Talent Garden, está formada por profesionales digitales y tecnológicos que trabajan en diferentes industrias y sectores. 

trabajar en un espacio de coworking

4. Crear sinergias y colaboraciones profesionales

Hemos mencionado lo importante que es rodearse de personas afines para poder crear una red de contactos valiosa. Compartir un espacio de forma diaria con tu comunidad también facilitará que se creen sinergias y conexiones personales. ¡Mucho más interesante que estar solo en casa o trabajando en una cafetería!

De hecho, es muy probable que algunos de tus compañeros acaben siendo claves como partners. El ambiente de un coworking facilita la posibilidad de desarrollar proyectos conjuntos, subcontratar parte de sus proyectos o que ellos te subcontraten a ti.

El trabajo colaborativo es la principal razón de ser de un coworking. Si alguna vez te has preguntado qué es el coworking y cómo funciona, ya lo sabes. Es algo que va mucho más allá de un espacio de trabajo compartido, también va de compartir ideas dentro de un ambiente positivo que te ayude a hacer crecer tu negocio.

Internet ha eliminado muchas barreras para poder trabajar online con personas de todo el mundo, pero si conoces personalmente a todo el equipo que va a trabajar en un mismo proyecto y además estáis en un mismo espacio, probablemente todo funcione de una manera más fluida.

 

5. Flexibilidad

Otro beneficio clave de los coworkings es la gran flexibilidad que te proporcionan en muchos sentidos. A nivel de horarios, la mayoría de coworkings te ofrecen un horario muy amplio en el que usar sus instalaciones, por lo que podrás trabajar cuando a ti te convenga.

No solo eso. En redes de coworking como la de Talent Garden, con oficinas compartidas en 24 ciudades europeas, tendrás acceso a un amplio abanico de espacios y a una amplísima comunidad de emprendedores.

Los coworking también son muy flexibles en sus estructuras de precios y niveles de compromiso. En la mayoría podrás alquilar tu espacio de trabajo por meses, semanas, o incluso días. Sin ningún compromiso de permanencia como el que requiere el alquiler de una oficina tradicional, en el que vas a firmar un contrato que, como poco, te obligará a permanecer allí un año, independientemente de cómo funcione allí tu negocio. 

trabajar en oficina compartida

6. Escalabilidad

Los coworking son también muy flexibles cuando se trata de escalar tu negocio. Son lugares de trabajo que se adaptan a los cambios y necesidades de espacio tu startup.

Si tu negocio crece, puedes ampliar fácilmente el espacio o el número de mesas que necesites, sin tener que mudarte de oficina, con todas las molestias que ello conlleva.  En caso de que los flujos de tu negocio sean muy variables o requieras de miembros extra en tu plantilla para temporadas concretas, también lo tendrás muy fácil. Solo tendrás que pagar por el espacio extra que necesitas hablando con el gestor de tu coworking.

La mayoría de startups no saben cómo va a crecer o expandirse su negocio. Nadie sabe qué nos deparará el futuro. Por eso la flexibilidad que los coworking te ofrecen a diferentes niveles es muy importante para poder crecer de forma progresiva.

 

7. Testear el mercado

Más del 50% de las startups y pequeños negocios acaban fracasando durante sus primeros cuatro años. ¡Esperamos que no sea tu caso! Pero es un dato a tener en cuenta cuando estás en las fases iniciales de emprendimiento. La versatilidad y el ahorro que permiten los espacios de coworking, facilitan que una startup tecnológica pueda testear el mercado con menor riesgo

El coworking te ayuda a que tu compañía parezca más profesional, proyectando una mejor imagen al contar con un espacio de trabajo en el que recibir a tus clientes. También puede facilitar que, a través de las conexiones que generes, tengas acceso a inversores, partners con los que hacer negocios y posibles mentores, ya que estarás rodeado de una comunidad experta. Todo ello también te ayudará poner a prueba los objetivos de tu startup con más seguridad. 

Por todas estas razones, no es de extrañar que el coworking sea una tendencia creciente tanto para las startups tecnológicas como para los profesionales digitales independientes.

¿Quieres venir a conocer alguno de nuestros espacios de coworking?
¡Te esperamos!

Iscriviti alla nostra newsletter

Rimani aggiornato sulle ultime novità