Coworking: el futuro de espacios de trabajo seguros, flexibles e innovadores en la etapa post-COVID

Sorry, this entry is only available in European Spanish.

Daba igual si tu empresa estaba preparada o no. En el momento en el que se implantaron las medidas de cuarentena, los bloqueos y el distanciamiento social, la migración al trabajo a distancia fue algo necesario, rápido y seguro que para muchos un poco accidentado. Sin embargo, ahora que ya está configurado, los equipos están encontrando nuevas sinergias y los empleados están experimentando un nuevo tipo de libertad responsable, lo que resulta a menudo en un incremento de la productividad. Con todo esto, la perspectiva de volver a la antigua y estricta jornada laboral en la oficina, pasada de moda, parece imposible. Los datos que prueban los beneficios del trabajo en remoto e inteligente llevan años publicados, como un estudio de 2017 de la universidad de Stanford en el que se vio que los trabajadores en remoto eran un 13% más productivos que sus homólogos en la oficina. Sin embargo, ha sido esta emergencia global la que ha obligado a una gran parte de la población mundial a poner en marcha el mayor experimento humano de la historia, para probar cómo es realmente eso de “trabajar desde casa” y que los equipos ejecutivos reevaluasen sus prejuicios sobre esta práctica.

Y mientras esta pandemia ha tenido a muchas personas repensando las estrategias de la empresa y las formas de ahorrar gastos de forma temporal, algunas soluciones como el trabajo a distancia parecen haberse convertido en un cambio que permanecerá en el largo plazo. Una encuesta de Gartner realizada en marzo de 2020 reveló que el 74% de los CFO tienen la intención de trasladar al menos el 5% de los empleados que antes trabajaban en la oficina a puestos permanentemente remotos tras el COVID-19.

Pero es extremadamente importante tener en cuenta todos los aspectos a la hora de realizar estos cambios. No es simplemente que todo el mundo trabaje desde casa, incluso teniendo en cuenta la necesidad de los correctos equipos de oficina como una silla y un escritorio para la salud postural, la iluminación correcta, etc., que son elementos que necesitan ser discutidos. También es fundamental diseñar un sistema que controle la salud mental de vuestro equipo, por ejemplo, los estudios realizados por Buffer revelaron que el 22% de los empleados remotos informan que desconectar después del trabajo es su mayor desafío y el 21% dice que el mayor reto de trabajar en remoto es la soledad.

Una respuesta muy simple es el coworking. No sólo a los puntos anteriores, sino también una respuesta que asegura que vuestros empleados tienen un espacio de trabajo seguro que implementará todas las medidas de seguridad necesarias para entrar en un mundo post-COVID.

¿Por qué el coworking es el futuro?

Todos los coworking están reestructurando actualmente sus espacios para responder a todas las regulaciones del gobierno y de seguridad sanitaria. Están rediseñando la distribución de cada planta, áreas comunes y cómo los miembros interactuarán en el futuro. Lugares como Talent Garden cuidan tanto a sus miembros como a sus empleados, y tienen la misión de crear lugares de trabajo alternativos que pongan la salud, la productividad y las necesidades de las personas en primer lugar. Y quizá te estés preguntando, ¿quién está haciendo eso ahora mismo en mi oficina, o está evaluando los costes de estos cambios? De nuevo, el coworking cuenta con una gran cantidad de datos que demuestran los beneficios que las empresas, y sus empleados tienen al formar parte de estas comunidades, pero ahora también suma puntos porque está ya proporcionando soluciones a la manera en la que necesitaremos trabajar en la nueva normalidad que se avecina.

El trabajo inteligente significa establecer un equilibrio que resulta en tener un equipo de alto rendimiento que sea lo más productivo y eficiente posible. Esto se consigue cuando convergen las necesidades de la empresa y las necesidades de sus empleados con un entorno de trabajo flexible, y el coworking está específicamente diseñado para cumplir este propósito.

1 | Seguridad y flexibilidad

Los últimos meses nos han demostrado que todo lo que conocemos puede cambiar de un día para otro. Si miras hacia atrás, por ejemplo a enero de este año ¿habrías imaginado que nuestras calles, tiendas y oficinas estarían hoy completamente vacías? Esto no sólo nos demuestra que la necesidad de espacios de oficina flexibles es un nuevo must-have, sino que también tenemos que tomar precauciones al regresar a la rutina y a nuestras oficinas para mantener a nuestros equipos seguros. Un espacio de coworking es un lugar fue construido para proporcionar todo lo que necesitas para para llevar a cabo tu actividad profesional;  está en su naturaleza el adaptarse continuamente a las necesidades del ecosistema que lo rodea, y ahora mismo su transformación pasa por priorizar la seguridad de sus espacios, la limpieza y que los miembros hagan uso de sus instalaciones de forma segura.

Ejemplos de algunas de las medidas de seguridad que se están tomando:

  • Definición de tiempos de entrada escalados para eliminar los picos de afluencia que generen aglomeraciones.
  • Controles de temperatura en la entrada del edificio con escáneres termómetro infrarrojos.
  • Suministro de gel antibacteriano e instalación de dispensadores en diferentes puntos.
  • Colocación de toallitas desinfectantes en todos los puntos de contacto principales a disposición de los miembros.
  • Solicitudes sencillas de limpieza adicional con tecnología como los botones de Amazon Dash.
  • Rehabilitación de espacios para garantizar que se pueda respetar la distancia de seguridad.
  • Salas de reuniones adicionales con aforo limitado y soluciones en línea como Zoom.
  • Reconversión de espacios de eventos en coworking.
  • Implementación de opciones que supongan cero contacto, como servicio de pago sin efectivo, herramientas digitales para la gestión de colas, etc.
  • Sensores IoT para el control de la calidad del aire.

Para las empresas con enfoque en el futuro, el coworking ofrece una solución flexible, un lugar que fomenta la agilidad y la escalabilidad de las empresas de su comunidad. Por ejemplo, crear un sistema de rotación para que tus empleados vengan a la oficina ciertos días y otros trabajen en remoto significa que no necesitas una oficina en la que quepa todo tu equipo al mismo tiempo, y que cuando sea necesario puntualmente (sesiones de team building, lanzamiento de proyectos, etc.) puedes reservar un espacio más grande dentro del mismo edificio. Este tipo de flexibilidad es muy valiosa, y significa un ahorro importante de dinero.

2 | Comunidad e Innovación

COVID-19 ha impactado también las interacciones sociales, pero sobre todo ha resaltado el valor y la importancia de formar parte de una comunidad. La gente ya está descubriendo y repensando maneras de reunirse y conectarse mientras se mantienen seguros y a salvo, que es una necesidad vital. Este es también otro beneficio increíble de estar dentro de un espacio de coworking, la comunidad que habita los espacios y la conexión con los innovadores en todas las ubicaciones, países, industrias y profesiones es extremadamente valiosa y tiene beneficios innegables. Formar parte de una comunidad de innovadores es como contar con un amplio equipo de expertos que te rodean a ti y a tus empleados. Aporta un sentido de pertenencia a un ecosistema más grande de emprendedores y profesionales. Permite que la innovación suceda gracias a conversaciones inesperadas. La creatividad proviene de comentarios espontáneos y el brainstorming improvisado con personas que pueden pensar más allá de los límites de tu empresa. Tienes al alcance de tu mano el apoyo, el talento y la profesionalidad de ideas afines, y tiene un valor añadido, que es la diversidad étcnica y racial que McKinsey descubrió que ayuda a las empresas a tener unos resultados económicos un 35% superiores a la media. Los espacios de coworking que realmente entienden el poder y los beneficios de tener una comunidad conectada, apoyarán a los miembros de muchas maneras asegurándose de que reciban apoyo y participen continuamente en actividades conjuntas, cosas que en este momento se pueden hacer en línea.

Ejemplos de valoración y actividades de la comunidad:

  • Crear una comunidad que tenga pasiones y valores compartidos.
  • Community managers que trabajan para conectar a los miembros.
  • Actividades de networking como meetups, desayunos creativos y eventos educativos.
  • Trabajo comunitario online adicional que admite conexiones que van más allá de las fronteras.
  • Creación de eventos y actividades en torno a intereses compartidos dentro de la comunidad.
  • Formación gratuita, oportunidades educativas y mucho más que apoyen las necesidades reales del negocio.
  • Mentoring, partnerships y ofertas exclusivas para los miembros.

Diversas perspectivas culturales inspirarán creatividad dentro de tu empresa e impulsarán la innovación, y una comunidad llena de personas altamente comprometidas con generar un impacto, brindará oportunidades para el crecimiento personal y profesional para tí y tu equipo. Elisa Vadanovici, Marketing Manager de HOSCO y miembro de Talent Garden, dice que “trabajar en un espacio de coworking si formas parte de una empresa más grande ayuda porque se pueden obtener diferentes puntos de vista de otras personas que trabajan en diferentes campos e Industrias”.

También descubrirás datos interesantes del mercado local y conocimientos que harán que tu negocio sea más competitivo y rentable sin tener que ejecutar tú mismo toda la investigación de mercado y aprenderá de los fracasos y el éxito de otras personas.

3 | Confiamos en la Tecnología

Los progresos y avances en la transformación digital que se realicen en el momento que pase la pandemia equivaldrán a más de una década de trabajo. Estamos registrando una demanda sin precedentes de soluciones digitales y tecnológicas y las empresas de esta área están a la altura para afrontar el desafío, proporcionando soluciones exitosas para cubrir muchas áreas en tecnología de la salud, fintech, visualización de datos, gestión de proyectos, etc. Los espacios de coworking aprovecharán al máximo las tecnologías digitales ofrecidas para crear entornos de trabajo seguros, eficientes y únicos. Pero, ¿por qué pararnos ahí?, no debemos simplemente querer ser influenciados por la tecnología. Debemos aspirar a ser parte de estos avances fundamentales que ocurren en la sociedad. La comunidad Talent Garden está formada por 4.500 profesionales digitales y tecnológicos ubicados en ocho países de Europa. Es mucho más que un coworking, que ofrece formación en campos digitales con la Innovation School de Talent Garden, su instituto de educación propio. Es un punto de referencia para la innovación europea y la plataforma de lanzamiento para pioneros en tecnología gracias a la red de conexiones que incluye startups, inversores, actores clave de la industria y socios corporativos.

La crisis del Coronavirus de 2020 ha acelerado la práctica del trabajo inteligente y remoto y la comprensión de sus beneficios tanto para las empresas como para los empleados. Y el coworking representa el entorno de trabajo multifuncional del futuro y no sólo por sus capacidades de proporcionar entornos de trabajo seguros, o por su flexibilidad y opciones low-cost, sino también por su cultura de innovación. Estos lugares deben animar a sus miembros a tener una mentalidad experimental que impulse la libertad de explorar gracias a puestos de trabajo alternativos y la oportunidad de conocer gente nueva. Probar nuevos métodos y diferentes técnicas para romper los moldes y cambiar los patrones restrictivos es lo que conduce al avance y al éxito.

Apoyar la cultura de innovación en tu negocio también significa crear un espacio para ello, y eso comienza con el lugar de trabajo físico. Y no nos referimos a la decoración de interiores o frases motivacionales en las paredes, sino poniendo a tus empleados en un espacio diseñado para fomentar la colaboración y la creatividad entre los innovadores.

Sign up to our newsletter

Stay up to date with all the latest news