La jornada laboral de 4 días y cómo puede afectar al teletrabajo

En un afán por poner en el centro el bienestar de los trabajadores, la conciliación y la productividad, la jornada laboral es un tema candente y no deja de acumular opiniones, a favor y en contra. 

En este contexto, el Ministerio de Industria maneja un programa de subvenciones para empresas que innoven a nivel organizativo y reduzcan el número de horas de trabajo más del 10%. Para ello, los presupuestos del Estado guardan una partida de 10 millones de euros.

La Comunidad Valenciana va por delante en este sentido y ha llegado a anunciar ayudas directas de hasta 5.500 euros al año por trabajador al que se le reduzca el horario de 40 horas semanales. Un plan que alarga las ayudas hasta los tres años, cuando se entiende que el sistema ya está adaptado a dicho cambio y los posibles perjuicios en la productividad.

Es precisamente la productividad la que más en duda está a la hora de implementar esta jornada con la que ya trabajan muchas empresas de Francia, Alemania, Suiza, Nueva Zelanda o Japón, pero también de España. Desde Talent Garden analizamos las ventajas e inconvenientes de esta práctica y cómo puede repercutir en el trabajo en remoto.

 

Estas son las ventajas de trabajar solo 4 días a la semana

La jornada de 4 días puede ser la solución a muchos de los problemas que presentan las empresas actualmente. 

  1. Aumento de la productividad: Los resultados de las empresas que ya han incorporado este modelo son muy positivos. Un ejemplo claro es el de Microsoft, que notó una subida del 40% en la productividad de sus trabajadores, tras la jornada de 4 días. Y es que los empleados sienten que no están “calentando una silla”, entienden que tienen un tiempo limitado de trabajo y que deben conseguir sus objetivos en dicho periodo. Además, lo hacen contentos sabiendo que la empresa les proporciona 3 días de descanso.
  2. Conciliación: La conciliación es una de las grandes preocupaciones de los empleados y de los mayores problemas de la sociedad. Tener un día libre de más ayuda a pasar tiempo de calidad con la familia y el entorno, estar presente en el hogar y poder hacerse cargo de las responsabilidades personales. Todo ello deriva en una bajada de estrés considerable que también repercute en el trabajo.
  3. Reducción del absentismo: El absentismo laboral es un rompedero de cabeza para el departamento de recursos humanos y con la jornada de 4 días disminuye en gran medida. Con más descanso, las personas están más motivadas para trabajar.
  4. Atrae y retiene talento: Actualmente las condiciones laborales son un factor muy importante a tener en cuenta para elegir entre un puesto de trabajo y otro. Así, tener un día más de descanso es una gran ventaja respecto a la competencia y hará que los empleados estén contentos y con ello, que podamos retener el talento. 
  5. Menos estrés, más salud: Como explicamos anteriormente, todas estas ventajas repercuten en un nivel de estrés más bajo y un mayor descanso. Ello implica una mejora considerable en la salud de la gente y hasta un menor número de bajas médicas.
  6. Más sostenible: Además, la jornada de 4 días es más amable con el medio ambiente ya que ahorra no solo el consumo de combustible, sino también de electricidad o agua.

 

Los inconvenientes que deben surfear las empresas

Sin embargo no es oro todo lo que reduce y, como todo, la jornada laboral de 4 días también tiene sus desventajas, especialmente para las empresas.

  1. No es apta para todos los sectores: No todas las empresas pueden adaptarse a este modelo. Trabajos esenciales como los sanitarios o fuerzas de seguridad del estado difícilmente pueden imponer esta jornada. Al menos requeriría de un nivel de rotación que no es fácil asumir. Lo mismo ocurre con comercios, hostelería o el sector servicios en general.
  2. Menor disponibilidad: Se entiende que descansar 3 días a la semana implica no estar disponible en aspectos o no dar un servicio completo. Esto podría ser una desventaja de cara a los clientes.
  3. Luchar con la competencia: Esto va enlazado con respecto al punto anterior. Y es que estar activos solo 4 días cuando la competencia trabaja 5 puede ser una desventaja de cara a los clientes y las oportunidades de ventas y servicios. 
  4. Turnos rotativos: Para implementar este cambio, muchas empresas necesitarían aumentar la plantilla e implementar turnos rotativos que permitan cubrir un número mayor de días abiertos y que, a la vez, los empleados continúen trabajando solo 4.
  5. Mismo salario, menos horas:Aunque el número de horas semanales se reduzcan, el trabajador debe percibir el mismo sueldo y algunas empresas reniegan de esto.
  6. Menos tiempo para el crecimiento profesional: Trabajar menos días implica que hay que optimizar el tiempo al máximo, por ello es posible que sea más difícil aprender en el horario laboral o hacer formaciones.

Algunos hilos sueltos de su implantación en España

Que la jornada laboral de 4 días llegue a España parece aún un espejismo, pero cada vez está más cerca. Sin embargo hay muchos aspectos que tratar previamente, sobre todo por parte de las empresas. 

Uno de ellos, por ejemplo, es el del salario. Y es que muchas compañías se niegan a mantener el mismo sueldo sin tener unas garantías reales de que la productividad no se vaya a ver afectada. Así, algunas empresas hablan de una reducción salarial unida a la semana laboral de 4 días.

Igualmente, otras compañías aceptan el cambio de jornada de 5 a 4 días, pero no la reducción de horas que conlleva. Pretenden que se siga trabajando 40 horas a la semana, lo cual se traduciría en 10 horas al día. Algunas consultoras españolas incluso han expuesto su intención de adoptar jornadas de 12 horas. Todo ello iría en contra de la motivación, mayor productividad y demás ventajas anteriormente mencionadas. 

Otro tema a tener en cuenta es que si estos dos supuestos anteriores se cumplieran, la jornada de 4 días sería un sufrimiento más que un alivio dado que conciliar sería misión imposible y aumentaría los picos de estrés. 

¿Y qué pasa con el teletrabajo?

El teletrabajo se ha empleado hasta ahora como la principal herramienta de conciliación y flexibilidad laboral en España. La jornada de 4 días es su gran competencia, pero no tienen porqué ser enemigas. Ambos modelos son compatibles. La flexibilidad es uno de los aspectos más valorados y útiles a la hora de captar y mantener talento

La jornada laboral de 4 días se puede implementar en un modelo totalmente presencial, híbrido o remoto. Una no excluye a la otra. Más allá de esto, las empresas pueden servirse de herramientas de medición y registro de horarios, como en la jornada de 5 días. 

Sí es cierto que algunas empresas piden a sus trabajadores un esfuerzo por la presencialidad a cambio de implementar los descansos de 3 días, pero esto es algo que depende por completo de la empresa.

Así lo han hecho los pioneros

Aunque aún de forma tímida, cada vez más empresas se atreven a dar este paso hacia la flexibilidad, apostando por una mayor motivación y productividad. En España Telefónica fue la primera gran empresa que introdujo el cambio

Este, se negoció en la prórroga del convenio de empresas vinculadas. En su caso, esto supone un recorte efectivo de salarios. La empresa bonificará las horas semanales que se dejarán de cobrar, con un plus del 20% de los conceptos retributivos fijos. Los primeros análisis muestran que la compañía compensará 1,6 horas de las 8 suprimidas.

Desigual es otro de los gigantes pioneros. Lo propuso hace escasos meses a sus trabajadores y se aprobó con el voto a favor del 86% de la plantilla. Previamente, eso sí, realizaron una prueba piloto.

Ahora, los empleados trabajan  de lunes a jueves 34,5 horas a la semana. En este caso, la medida repercutió en una reducción salarial del 13%.

9 enero 2023

Suscríbete a nuestra newsletter

Mantente al día de nuestras novedades